El departamento de Economía valenciano da preferencia al préstamo participativo como instrumento para financiar proyectos empresariales

El préstamo participativo gana peso como fórmula de financiación pública para empresas

La actitud de parte del sector público sobre la transferencia de fondos a las empresas privadas está cambiando de forma radical. Si antes de la irrupción de la crisis económica las ayudas y subvenciones eran la norma, algunas administraciones están transformando los instrumentos a la hora de hacer llegar financiación a las empresas para asegurar la rentabilidad social del proyecto y la preservación del dinero obtenido de los impuestos de los ciudadanos.

El préstamo participativo gana peso como fórmula de financiación pública para empresasEl préstamo participativo gana peso como fórmula de financiación pública para empresas
  • linkedin
  • google+


Un buen ejemplo de ello es la Conselleria de Economía, Industria, Turismo y Empleo del Gobierno valenciano, que se está distanciando respecto de la cultura de la ayuda pública a fondo perdido. El departamento que lidera Máximo Buch, que proviene del reclutamiento de directivos y ha sido director general de una sociedad de capital riesgo, está lanzando nuevas líneas de apoyo a los proyectos empresariales que ponen el acento en el préstamo participativo como producto preferente para hacer llegar a las empresas los fondos que necesitan para crecer y desarrollar sus actividades.



A finales de verano, la Generalitat ha presentado una línea adicional de financiación de proyectos empresariales en fases tempranas en coinversión junto con fondos y sociedades de capital riesgo. Esta financiación, que se desarrolla a través del Instituto Valenciano de Finanzas (IVF), está vinculada a nuevas aportaciones en forma de capital o préstamos participativos por parte de sociedades de capital riesgo.



Con este tipo de instrumentos, y a diferencia de las ayudas a fondo perdido, la administración invierte junto con el emprendedor y una empresa de inversión profesional, con quienes participa conjuntamente del riesgo pero también del beneficio. En este caso, la intención es financiar a microempresas y pymes innovadoras relacionadas con sectores como las energías limpias, el medio ambiente y las energías renovables y se desarrollarán dentro de la Línea Venture Capital con los inversores Bullnet, FIDES 3 y Demeter Partners.



La Línea Venture Capital permite acceder a entre 150.000 y 350.000 euros de financiación en plazos de hasta 7 años con 3 años de carencia en la amortización del capital. A cambio, la empresa retribuye a la administración con intereses fijos y una parte variable en función de la rentabilidad financiera de la empresa.



Pero el departamento de Economía de la Generalitat Valenciana tiene abierta otras líneas de financiación a empresas con la misma filosofía. Se trata de la Línea Business Angels, cuya principal característica es que la financiación debe estar vinculada a aportaciones de recursos por parte de un inversor privado. Permite conseguir entre 20.000 y 200.000 euros y también se devuelve con una parte variable y otra fija.



Por el contrario, la Línea Emprendedores da acceso a cantidades de entre 20.000 y 120.000 euros a cambio de unas condiciones financieras similares, aunque en este caso no es necesaria la participación de un segundo inversor. Los fondos pueden utilizarse para financiar nuevas inversiones o para gestionar necesidades de circulante. En todos los casos estas líneas públicas de financiación se conceden sin garantías adicionales al propio proyecto empresarial.