Por qué una empresa debería contar con un servicio de factoring

Antes de plantearnos por qué nuestra empresa necesita un servicio de factoring, vamos a recordar qué es el factoring. Se trata de un sistema de financiación basado en la cesión de los derechos de cobro de una empresa a una entidad financiera. 

Por qué una empresa debería contar con un servicio de factoringPor qué una empresa debería contar con un servicio de factoring
  • linkedin
  • google+


Cuando una empresa decide contratar un servicio de factoring, esta cede sus facturas a una entidad con el objetivo de que esta última le adelante el dinero que le deben sus clientes.



La compañía de factoring (entidad financiera), además de abonar el dinero por adelantado, se ocupará de todas las gestiones derivadas para cobrar la cantidad estimada al cliente de la empresa.



Una vez comprendido este servicio, estamos en condiciones de afirmar que el factoring es un sistema que favorece a la empresa que lo contrata, por ofrecerle liquidez sin comprometer otros recursos, sin aumentar CIRBE y sin poner en riesgo la continuidad de una corporación.



Es una forma de asegurarnos que cobraremos las facturas emitidas a los clientes, incluso en aquellos casos en que exista morosidad o retraso en el pago de las facturas. Además, contratar este servicio con una empresa de factoring no supone ningún coste adicional para la empresa, aunque es cierto que la empresa no llega a cobrar toda la cantidad que se recoge en la factura debido a que la entidad recibe un pequeño porcentaje, por las gestiones y el riesgo asumido.



¿Qué beneficios reporta el factoring?



La mayoría de las empresas que acuden a los servicios de factoring quieren, en primer lugar, conseguir liquidez. Tu empresa asegura cobrar el dinero pactado a tiempo y de forma inmediata, ampliando tu capacidad de financiación y mejorando los ratios de endeudamiento. No tienes que esperar hasta la fecha de vencimiento de las facturas para conseguir liquidez, la cual te permite continuar con la actividad empresarial y hacer frente a los gastos de la misma. Además, aumentarás la eficacia de la gestión de cobros de las facturas emitidas.



banner-factoring-al-375_0.gif



Otro de los beneficios es que reducirás el riesgo de impagos (si utilizas la opción de factoring sin recurso), y mejorarás la planificación de tu tesorería.



En caso de que optes por un factoring sin recurso, tu empresa no asumirá el riesgo en caso de insolvencia ya que esta responsabilidad caerá en manos de la entidad de factoring. Es decir, si el cliente no paga, tu empresa sí habrá cobrado. La entidad financiera es la titular de los derechos de cobro y, en consecuencia, será ella quien deba tomar las medidas oportunas para cobrar esos efectos que ahora son suyos.



Por otro lado, el factoring te permite estar al día en los pagos que realiza tu corporación. Si un cliente te paga a tiempo, dispones del volumen económico necesario para cumplir con tus obligaciones como cliente de otra empresa. En caso de que sufras morosidad por parte de un cliente, aumenta el riesgo de que te conviertas en deudor de tus propios clientes. Con el factoring, tendrás el dinero que necesitas para hacer frente a tus pagos el mismo día en que se cumple el vencimiento de las facturas.



Un servicio de factoring aporta a la empresa cierta tranquilidad, pues mantendrá el equilibrio de caja. Pero también garantiza una mejor gestión del tiempo, al no tener que dedicar recursos al envío de facturas, a reclamar su cobro, etc. Ese tiempo lo puedes dedicar a la ejecución de otras tareas empresariales, consiguiendo una mayor productividad.



En definitiva, tu capacidad inversora (tanto de tiempo como de dinero) aumenta. Por un lado, destinas recursos internos a tareas más productivas. Por otro, tendrás la liquidez necesaria para iniciar cualquier proceso de inversión necesario para aumentar la productividad, como por ejemplo, nueva maquinaria, una nueva línea de negocio, etc.



 

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.