La clave está en conocer las herramientas a utilizar en Internet

¿Por qué mi empresa no triunfa en las redes sociales?

Muchas pequeñas y medianas empresas creen que por el hecho de tener una página web en internet van a conseguir aumentar sus ventas y llegar al consumidor final “sin preocuparse de nada más”. Jordi Carrió, especialista en marketing online, señala que la asignatura a aprobar por las pymes españolas es conocer mejor el uso empresarial de internet.

¿Por qué mi empresa no triunfa en las redes sociales?¿Por qué mi empresa no triunfa en las redes sociales?
  • linkedin
  • google+

Causas del fracaso en internet

Las empresas dedican pocos recursos a la formación de los empleados en la utilización de las herramientas necesarias para posicionar con éxito un servicio o producto en las redes sociales. Los directivos tienen poco interés por aprender las técnicas de venta online o tienen “mucha prisas por estar en la red, porque han oído que el que no está en este medio no triunfa”. También ocurre que no han realizado un plan de marketing online para conocer el medio en el que “van a moverse”.

Todos en internet

Hay empresas que cuando comienza la crisis y ante el descenso en el volumen de sus ventas, deciden entrar en el mundo digital y contratan una empresa que les hace una web visible, atractiva y que “muestran los parabienes de la firma”.

Siete u ocho años después de esta acción, estas páginas web “no ha cambiado nada, ni han sufrido ningún tipo de modificación e incluso, en algunos casos, la web sigue viva después de que la empresa haya desaparecido o cerrado.

Estrategias

Antes de lanzarse a las redes sociales las empresas deben formarse y conocer el medio en el que van a tener que trabajar, es decir, entender las herramientas para posicionar su marca, insiste Jordi Carrió. En este sentido, incide en que es fundamental realizar cursos de formación y contactar con especialistas en marketing online para que les orienten sobre las estrategias a adoptar.

El marketing online no es diferente al offline o tradicional, y ese es un aspecto que las pymes “deben tener claro, pues los sistemas de venta son iguales”. Lo importante, indica Jordi Carrió, radica en utilizar correctamente las distintas herramientas que nos proporciona la red.

Al respecto, este especialista en marketing online explica que en el comercio tradicional es necesario adoptar una serie de estrategias y realizar determinados movimientos para conseguir que el producto o servicio sea adquirido por los consumidores mediante la puesta en marcha de unas técnicas de venta.

En internet hay que llevar a cabo las mismas acciones, pero adecuadas al medio digital, como buscar el sector de la población que está interesada por nuestro producto, invertir tiempo para que nos conozcan. “Al estar en la red se obtienen beneficios a medio o largo plazo”, pero para ello hay que actualizar los contenidos de la web de forma habitual, participar en las distintas redes y formar parte de grupos de discusión.

También es interesante, asegura Jordi Carrió, crear un blog en el que “publiquemos contenidos e informaciones que den valor a nuestra empresa”, lo que atraerá clientes y servirá de filtro para contactar con personas interesadas en nuestro producto, mediante entrevistas, propuestas, ofertas, descuentos. Todo esto desencadenará “con toda probabilidad” un aumento en la cantidad de ventas.

Con sumo cuidado

Una empresa que trabaje con las redes sociales debe actuar “con sumo cuidado”, pues empleadas con desconocimiento estas herramientas “pueden llegar a hundir tu empresa en pocos minutos”, debido a la gran cantidad de personas a las que llega la información.

Además las pymes “no pueden olvidar” que, hoy en día, el consumidor está muy bien informado y, “una empresa no puede permitirse el lujo de engañar al usuario e intentar venderle una moto”.

Casos de éxito online

Muchas pymes han obtenido el éxito con un buen posicionamiento en las redes sociales como es el caso de Barrabes, cuenta Carrió, que desde una pequeña tienda en el pueblo de Benasque, en el Pirineo Aragonés, ha conseguido vender sus productos de deporte de montaña a nivel internacional o como Ricardo Lop, labrador de una pequeña villa de Teruel, está vendiendo cuchillos en medio mundo, con 22.000 clientes en la red.