Las claves operativas de las aerolíneas de bajo coste

Por qué los vuelos ‘low cost’ son más baratos

Las aerolíneas ‘low cost’ han transformado el sector de los vuelos y tienen cada vez más adeptos. Empresas como Vueling y Ryanair ofrecen precios mucho más baratos sin comprometer la seguridad.

Por qué los vuelos ‘low cost’ son más baratosPor qué los vuelos ‘low cost’ son más baratos
  • linkedin
  • google+


El modelo de aerolíneas ‘low cost’ nació de la mano de Southwest Airlines en Estados Unidos y pronto se extendió a Europa de la mano de marcas como Ryanair y easyJet. Cada vez más viajeros apuestan por este tipo de vuelos baratos ya que consiguen tarifas muy inferiores a las clásicas compañías ‘de bandera’.



De hecho, muchas de estas empresas han creado sus propias filiales de bajo coste para competir en este floreciente segmento. A continuación explicamos por qué las aerolíneas de vuelos baratos son capaces de ofrecer mejores precios:
 



  1. Flotas homogéneas. Las aerolíneas ‘low cost’ suelen confiar en un solo modelo de avión o en modelos casi gemelos, de forma que reducen costes en el mantenimiento y formación del personal de vuelo y de tierra. Además suelen elegir modelos que cuestan poco dinero de operar y, en muchos casos, son comprados o transferidos después de unos años de uso desde compañías ‘de bandera’.
     

  2. Sin intermediarios. Una buena manera de reducir el precio final es eliminar intermediarios y estas empresas han sabido ponerse a ello. La mayoría de los billetes los venden directamente en internet a través de sus propias web, dado que sus clientes conocen en muchas ocasiones qué compañías vuelan a cada destino desde su ciudad. Este ahorro se refleja en márgenes más estrechos.
     

  3. Precios variables. Al ponerse a la venta un vuelo, con pocos asientos vendidos, los precios son bajos, y van subiendo conforme se va llenando el avión. Cuando queda muy poco tiempo para la salida del vuelo, la compañía vuelve a bajar los precios para cubrir como mínimo los costes fijos.
     

  4. Marketing de ‘guerrilla’. Las ‘low cost’ utilizan estrategias de marketing y publicidad muy creativas, como promociones divertidas y publicidad polémica. Así, disparan la rentabilidad de las campañas y reducen drásticamente los costes frente a la publicidad de gran coste de las grandes aerolíneas.
     

  5. Sin complejidad técnica. Las compañías ‘low cost’ sólo operan vuelos directos, ya que no hay ofrecen escalas ni enlaces con otras rutas. De este modo, se reducen los costes operativos de la empresa.
     

  6. Desde aeropuertos más baratos. Las empresas de vuelos baratos eligen aeropuertos secundarios frente a los más caros y saturados aeropuertos principales. Esto les permite ahorrar en tasas aeroportuarias y otros costes asociados.
     

  7. Horarios de vuelo. Las compañías ‘low cost’ vuelan en horarios menos cómodos para los pasajeros –a primera hora de la mañana, a última de la noche-, con lo que utilizan ‘slots’ menos demandados y, por tanto, más baratos.
     

  8. Menores gastos de personal. Tiene plantillas más ajustadas, con salarios menores. Al tratarse de rutas de menor alcance, las tripulaciones no deben hacer noche fuera, con lo que la compañía se ahorra los gastos de alojamiento y dietas.
     


Esta estructura de costes más reducida no tiene por qué afectar a la seguridad, dado que las empresas de vuelos de bajo coste deben seguir las mismas normas y protocolos que las aerolíneas ‘de bandera’. De hecho, ninguno de los elementos nombrados anteriormente tiene ninguna incidencia directa o indirecta sobre la seguridad de los pasajeros.



Vueling se impone a Ryanair y Germanwings



Este mismo mes de marzo, la compañía española Vueling ha sido premiada como la mejor de bajo coste. La filial de bajo coste de Iberia se imponía así a la irlandesa Ryanair, la alemana Germanwings, la asiática AirAsia y la británica easyJet en un ranking elaborado por la publicación especializada internacional Air Transport News.