Un 33% de las empresas no cuentan con una mujer en su equipo directivo

¿Por qué la mujer tiene dificultad para ocupar cargos de liderazgo?

Cuando se habla de liderazgo en las empresas se relaciona con comportamientos propios de hombres. Ahora bien, ¿se trata de verdaderas características masculinas o como los puestos han sido ocupados en la mayoría de los casos por ellos se les consideran como propios? ¿Tiene la mujer unas cualidades específicas distintas?, se pregunta Mercedes Mora de los Reyes, gerente de Emprenbook.

¿Por qué la mujer tiene más dificultad que los hombres en ocupar un cargo de liderazgo?Ambos sexos se complementan y toman decisiones de calidad
  • linkedin
  • google+


Mucho se ha escrito sobre liderazgo, incluso desde la perspectiva científica como la neurológica, que indica que las diferencias cerebrales entre hombres y mujeres benefician a las empresas porque tienen diferentes comportamientos que se complementan y se llegan a la toma de decisiones de mayor calidad, indica la responsable de la librería específica para emprendedores.



Competencias propias del liderazgo femenino



Mercedes Mora de los Reyes identifica cuáles son las competencias propias del liderazgo femenino e insiste en que la mujer por su forma de pensar y actuar puede aportar mucho en los distintos rolles empresariales:



1-Tiene una visión global de las cosas sin dejar pasar ningún detalle.



2-Aprecia la creatividad y la opinión de los demás.



3-No le importa preguntar y averiguar cuando desconoce algún asunto.



4-Es muy intuitiva y medita en gran medida todas sus decisiones.



5- Se entrega con pasión para lograr las metas y objetivos trazados. Esta facultad orienta el resto de sus capacidades.



6-Posee una gran capacidad para captar y detectar los posibles problemas y abordarlos, lo que la convierte en una “excelente” negociadora.



7- Sabe ponerse en lugar del otro, habilidad que la hace muy competente en lo relacionado con la gestión y dirección de los recursos humanos y la relación con los clientes.



8-Humaniza, en gran medida, las relaciones dentro de las organizaciones, dada su capacidad de comprensión, presente en su forma de dirigir.



9-Suele abogar más por la cooperación que por la competencia y no considera la participación o la delegación como una amenaza a su puesto, sino como parte efectiva en la eficacia de su responsabilidad.



Informe IPSOS



La compañía de investigación de mercados, IPSOS ha elaborado un informe en 20 países en todo el mundo, en el que se refleja que el 60% de los españoles creen que “las cosas irían mejor” si hubiese más mujeres al mando en puestos de responsabilidad, tanto a nivel político como empresarial.



A pesar de ello, la realidad muestra que el porcentaje de directivas españolas se sitúa un punto por debajo de la media de la Unión Europea, en un 23%, superada esta cantidad por países como Francia o Bélgica.



La relación de empresas, indica el estudio, que no cuentan con ninguna mujer en su equipo directivo, permanece estancada, manteniéndose en el 33% en 2014.