Cuatro inversores nos dan sus razones en el II Congreso Nacional de Business Angels

Por qué invertir en innovación

“¿Por qué invertir en modelos de negocio innovadores?” fue la pregunta que lanzó Javier Megías, bussines angel y moderador de la mesa redonda ‘Tipología de Inversores’, a sus cuatro colegas de profesión y ponentes de la charla.

Por qué invertir en innovaciónII Congreso Nacional de Business Angels
  • linkedin
  • google+


En sus respuestas, François Derbaix (business angel), Francisco Negre (Nero Familiy Office), Enrique Penichet (Sinensis Venture Capital) y Jaime Esteban (Lanzadera) enumeraron varios motivos: “placer, progreso, responsabilidad social, revolución industrial, retorno y adrenalina”.



A groso modo estos términos sintetizan el sentir de estos cuatro business angels sobre la innovación y sobre el por qué invertir en ella.



Para Negre resulta muy divertido invertir en este tipo de proyectos, que siempre son pilotados por “gente con muchas ganas y muy innovadores que le hacen rejuvenecer”.  Por otro lado, este ‘ángel’ fue el primero en hablar de la responsabilidad social, y lo hizo en el sentido de ayudar a construir un futuro mejor. Según sus datos, las grandes empresas invierten menos de un 0,5% de su presupuesto en innovación.



Derbaix argumentó que existen dos cosas en las que invertir: “en dinosaurios o en innovación”. Asimismo, este business angel aseguró que incluso invirtiendo poco en este tipo de proyectos, se puede revolucionar la industria.



Por su parte, Esteban habló de “un chute de energía”, aunque asegura ser muy consciente de los riesgos que entrañan las empresas innovadoras. Esteban también comentó tener una especie de deuda con la sociedad, a la que quiere hacer progresar materializando ideas que puedan cambiar el mundo.



Asimismo, Penichet dijo que invertir en TIC’s (Tecnología de la Información y la Comunicación) da mayor rentabilidad que las empresas con modelos de negocio más tradicionales. Por otro lado, este inversor aseguró que para él es una satisfacción poder ver cómo crecen las empresas, que en este sector lo hacen muy de prisa. Penichet recuperó una idea antes expuesta por Derbaix, que es la de que con poco se puede hacer mucho. En su opinión, las empresas innovadoras no necesitan de mucho dinero para globalizarse, y así crecer a mayor velocidad.



En lo que todos coincidieron, fue en el riesgo que entrañan este tipo de proyectos, que aunque son más arriesgados que los de corte tradicional, también son susceptibles de aportar mayores beneficios.