Consejos para no perder información por problemas de los equipos

Por qué hacer copias de seguridad de tus archivos informáticos

Si eres de aquellas personas que piensa que los desastres informáticos solo le ocurren a los demás y que tener implementada una buena política de copia de seguridad no es importante, siento tener que decirte que estás muy equivocado.

Por qué hacer copias de seguridad de tus archivos informáticosPor qué hacer copias de seguridad de tus archivos informáticos
  • linkedin
  • google+

Te voy a contar una historia que hace años sufrí en primera persona. Fue en el ámbito doméstico, pero es fácilmente extrapolable al ámbito empresarial. Coincidiendo con el boom de la fotografía digital, abandoné las cámaras de toda la vida y abracé el nuevo paradigma de fotos en cualquier momento, sin costes de impresión y repetición hasta la saciedad de una misma toma sin importar el coste (al menos, hasta que la memoria de la cámara se llenase).

El caso es que periódicamente, para vaciar la memoria de la cámara, iba volcando la información al flamante equipo de sobremesa que por aquel entonces poseía, un equipo “de marca” de calidad innegable. A esa cámara digital, le siguió con el tiempo una réflex digital. Más megapíxeles, mejores fotos, mismo equipo “de marca” de calidad innegable como soporte de toda mi historia gráfica digital.

Todo iba bien y la vida era bella hasta que un aciago día, al ir a traspasar fotos de la cámara digital al equipo sucedió lo que nunca pensé que me sucedería a mí. ¡Error de conexión con el disco duro! Bueno, que no cunda el pánico, seguro que lo puedo arreglar. Pasados un par de horas de trabajo infructuoso me di por vencido. El disco estaba inservible del todo. Tras unos momentos de pánico en los que vi desaparecer de mi vida todos aquellos recuerdos digitales, recordé que tiempo atrás había realizado una copia de seguridad de parte del disco duro en DVDs (unos cuantos por cierto).

Rezando por que estuviera allí las fotos busqué los DVDs y bendita suerte, pude recuperar aproximadamente el 80% de todas mis fotos. El 20% restante correspondía más o menos al último año de mi vida y, en volumen de fotos, eran muchas porque soy muy prolífico con la cámara. Aquello fue una lección que nunca olvidé. Ahora tengo dos equipos “de marca” de calidad innegable y dos discos duros externos, también “de marca” de calidad innegable y todos estos dispositivos sincronizados entre sí. Suman cuatro copias de seguridad completas de lo mismo, mucho podría parecer, si bien un solo recuerdo perdido vale mucho más que todos estos dispositivos juntos, así que no me preocupa.

Ya en el ámbito empresarial, recomendaros algunas cosas adicionales: los backups deben ser lo más periódicos posibles (a diario es lo ideal). Deben guardarse en otro lugar de donde está la fuente de datos que queremos guardar y sobre todo, y lo más importante: deben probarse periódicamente: no hay nada más frustrante que tratar de recuperar información de un backup que piensas es correcto y darte cuenta que está corrupto y que no tienes información para recuperar.