¿Por qué es importante la ética profesional?

El comportamiento de los directores en la empresa es un factor importante para construir una cultura de ética. Ellos son los encargados de transmitir a toda la organización aquellos principios por los cuales quiere que sea reconocida una organización. Evidentemente, tienen que ser los primeros en dar ejemplo. Así, en caso de que el comportamiento de un directivo vaya en contra de lo que predica, ¿qué motivación tendrá el trabajador para actuar correctamente? Por eso, hay que motivar a todo el personal a tomar decisiones y tener actitudes éticamente aceptables, mediante políticas formales apoyadas y respetadas por los directivos de la compañía.

etica profesionaletica profesional
  • linkedin
  • google+

¿Vale todo para conseguir los objetivos propuestos?

En empresas donde existe un ambiente de respeto a los valores éticos, todos entienden que el logro de sus objetivos no justifica utilizar medios éticamente reprobables. En organizaciones donde la política formal está enfocada solamente al logro de objetivos económicos, sus integrantes se olvidan de los principios éticos. Esta visión desanima al personal porque les origina un conflicto entre sus convicciones morales y las exigencias del logro de metas económicas impuestas por la empresa.

La importancia de los valores compartidos

Que en una empresa se opere siguiendo unos principios éticos es importante porque, además de animar a los trabajadores a comportarse correctamente, también les permite apoyarse en una buena política de la compañía cuando desean hacer respetar sus propios valores. Es entonces cuando surgen los valores compartidos, en los cuales las personas:
 

  • Se identifican con la organización: al tener la organización los mismos valores que ellos, sienten que son realmente parte de ella.
     
  • Confían en la empresa y especialmente con los otros compañeros: se consigue un ambiente de trabajo más positivo y productivo gracias a los valores compartidos por los trabajadores.
     
  • Se sienten partícipes de su marcha y resultados: se sienten implicados y se preocupan por su futuro.
     
  • Fomenta el intercambio y la aparición de ideas: cada persona, dentro de su especialidad o trabajo diario, conocerá mejor que nadie su propia tarea. Al sentirse próximo con la empresa, dará a conocer aquellas mejoras que considera convenientes para conseguir unos mejores resultados.
     
  • Confianza y fidelidad: tanto internamente - los empleados, al sentirse cómodos, no querrán cambiar de empresa - como externamente - los clientes, al sentirse vinculados con los valores de la compañía, no se pasarán a la competencia - .
     
  • Transmiten estos valores positivos al exterior: se convierten en prescriptores positivos de los productos o servicios de la empresa. Al sentirse cómodos, dan a conocer estos valores a su entorno.
     
  • Se está en armonía con los valores generales de la sociedad: en un contexto que hay tanta competencia y en que muchas empresas realizan productos muy distintos, un punto diferenciador puede ser la imagen y valores que transmite una empresa.
     
  • Genera también beneficio económico: los trabajadores motivados rendirán más y los clientes consumirán los productos. Por lo tanto, también hay un retorno económico positivo. Se consigue productividad, calidad, crecimiento, confianza, credibilidad y prestigio de cara al exterior.

La importancia del capital social

El capital social son un conjunto de valores o normas compartidas entre los miembros de un grupo, que permiten la cooperación entre ellos. Si los miembros de este grupo aceptan que los demás integrantes se comportan en forma correcta y honesta, terminarán por confiar los unos en los otros. El prestigio y la confianza son dos puntos que determinan la viabilidad futura de una empresa y que tienen que asegurarse mediante el cumplimiento de los principios éticos expuestos.

La ética es necesaria para crear, incrementar y preservar el valor de una empresa. Los inversores buscan invertir en organizaciones que son confiables, donde sus dirigentes y colaboradores son íntegros y proyectan una imagen de ética en todo lo que hacen. Esta confianza que se genera puede producir beneficios a la empresa:
 

  • Mayor demanda de los productos: gracias a la fidelidad de los clientes.
     
  • Acceso a mercados de capital: si hay confianza en el proceder de una organización, será menos complicado encontrar alguien que quiera invertir.
     
  • Oportunidades de fusión: en caso de necesitar aumentar el tamaño, encontrar alguna empresa que comparta valores para hacerlo.
     
  • Crecimiento: facilita oportunidades para incorporarse a nuevos mercados donde los valores del cliente potencial son los mismos que el de la empresa.
     
  • Mejores utilidades: se aprovechan mejor los recursos disponibles, especialmente el capital humano.
     
  • Mayor precio para sus acciones: a más valor de una compañía, más alto el precio de sus acciones.

Las empresas con responsabilidad social persiguen un grupo de objetivos, de los cuales conseguir un beneficio lo más alto posible es sólo uno, pero no necesariamente el principal. Tienen un propósito más allá de solo ganar dinero. Sin embargo, gracias a seguir estos valores, consiguen ganar más que las compañías que solamente persiguen como objetivo maximizar el beneficio sin tener en cuenta todos estos puntos.

¿Cómo desarrollar un código ético en una empresa?

La mayoría de las empresas han desarrollado un código de ético que tiene como finalidad combatir diferentes aspectos que transmiten una mala imagen de la empresa, y que son un freno a la correcta cooperación y desarrollo de su capital humano. Quieren evitar aspectos como:
 

  • Corrupción: si los propios responsables de la organización cogen dinero de la empresa que no les corresponde, la imagen que se traslada a los otros trabajadores es pésima. Hay que dar ejemplo y ser transparente.
     
  • Mal ambiente laboral: hay que fomentar el compañerismo mediante la incorporación de los trabajadores en la toma de decisiones. Además, hay que facilitarles un lugar de trabajo cómodo para que pueden desarrollar la tarea con seguridad.
     
  • Difamación entre compañeros: hay que apagar el mínimo indicio de enfrentamiento entre personas.
     
  • Publicidad engañosa: no hay que mentir en la publicidad respecto a las propiedades y atributos del producto o servicio. En caso contrario, el cliente se siente engañado y no vuelve a consumirlo.
     
  • Causar perjuicios al medio ambiente: la sensibilidad hacia el medio ambiente ha aumentado en los últimos años y hay que reducir al máximo el impacto de la actividad en este aspecto.
     
  • Intolerancia por motivo de raza, religión o sexo: no se puede discriminar a ningún trabajador, cliente o proveedor por alguno de estos motivos.
Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.