Facua reclama medidas

Polémica por la proliferación de gasolineras sin empleados

Las gasolineras ‘low cost’ sin empleados pueden ser peligrosas y atentan contra los derechos de los consumidores. Es la denuncia que ha hecho Facua-Consumidores en Acción, que ha reclamado medidas contra estos establecimientos, que han proliferados últimamente en España.

Polémica por la proliferación de gasolineras sin empleadosPolémica por la proliferación de gasolineras sin empleados
  • linkedin
  • google+

Esta organización de defensa de los compradores asegura que las gasolineras sin empleados suponen la vulneración de varios derechos que asisten a los consumidores. Así, la falta de personal hace que aumente el peligro a la hora de manejar los combustibles.

Asimismo, los compradores que repostan en estas gasolineras no pueden comprobar la veracidad de las mediciones de los caudales de los surtidores, lo que podría perjudicar sus interesas.

Además, los clientes se ven imposibilitados a la hora de solicitar una factura por su compra y tampoco pueden pedir el libro de reclamaciones para plantear sus quejas sobre el servicio, derechos que asisten a cualquier consumidor en un establecimiento comercial situado en el territorio nacional.

Facua-Consumidores en Acción ha presentado una denuncia ante el Ministerio de Industria y Energía en que se advierte del “grave riesgo para la seguridad” de las gasolineras ‘low cost’ sin empleados.

Derechos y seguridad

Según la organización de consumidores, la falta de empleados en las gasolineras atenta contra los derechos y la seguridad de los consumidores garantizados por el artículo 8 de la Ley 1/2007.

Además, Facua asegura que este modelo de autoabastecimiento de combustible vulnera también los derechos de las personas con algún grado de discapacidad recogidos en el Real Decreto Ley 1/2013, que recoge la obligación de garantiza la igualdad de oportunidades de las personas con discapacidad.

Facua-Consumidores en Acción ha anunciado que este modelo de negocio también contraviene la legislación de Andalucía, Navarra y Castilla-La Mancha, por lo que ha presentado denuncias adicionales ante los organismos autonómicos de estas comunidades autónomas.