Polémica con la suspensión del concurso de licitación del servicio de Chofer en la Universidad Carlos III

Un servicio excesivamente caro que ha causado disputas políticas

Polémica con la suspensión del concurso de licitación del servicio de Chofer en la Universidad Carlos IIIPolémica con la suspensión del concurso de licitación del servicio de Chofer en la Universidad Carlos III
  • linkedin
  • google+


La Universidad Carlos III de Madrid desconvocó hace escasas fechas el concurso de licitación para el servicio de vehículo con chofer que estaba destinado al traslado del rector y demás cargos de la Universidad Carlos III en los desplazamientos de carácter institucional y que tenía un presupuesto base de 100.000 euros al año.



En el comunicado, la Universidad madrileña explicó que no tiene ningún vehículo propio, siendo el único que usa para el servicio de transporte es de este concurso, el cual se ha desconvocado.



Hace unas semanas, un estudiante hizo en Change.org una campaña para recoger firmas contra la licitación de este servicio. En el pliego de condiciones se hablaba de 200 euros diarios como precio de licitación de un coche que debía de ser tipo Lexus GS300 o similar modelo. Este coche tendría menos de 3 años de antigüedad y el chófer estaría 13 horas diarias a disposición del rector.



En el escrito de recogida de firmas se hablaba de la poca necesidad que hay de que el rector llevara un coche de tan alta gama para trayectos cortos, así como las dudas de horarios de trabajo de menos de 13 horas diarias.





La Universidad Carlos III vendió en subasta tres vehículos oficiales por motivos de reducción de gasto en los últimos años. En este tema, el último en venderse fue un Audi A6 en enero de 2015.



Existen muchas opiniones sobre el tema de los coches oficiales en general. Queda claro que los cargos importantes deben tener un coche de representación y a su servicio. Lo que está menos justificado es que presten servicio durante muchas horas donde no sería necesario o incluso las razones por las que no se apuesta por unos vehículos más asequibles.



Ciertamente, es complicado ver como por un lado el número de becas va descendiendo y sin embargo se han seguido manteniendo en muchas instituciones la clásica costumbre de derrochar en cuanto al vehículo a utilizar.



Si de algo debe servir la crisis tan enorme que hemos pasado es para mesurar los gastos, aunque ya sabemos que “la cabra tira al monte” y los altos cargos a la mínima siempre aprovechan para agenciarse con sus gastos extras.



Veremos si cunde el ejemplo en otros centros o esto termina por pasar al olvido con la leve mejora económica que se va produciendo a nivel estatal.



 



 



 

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.