La famosa cámara ha conseguido adaptarse a los nuevos tiempos

Polaroid, el éxito de lo “vintage”

La famosa cámara ha conseguido adaptarse a los nuevos tiempos

Polaroid, el éxito de lo “vintage”Polaroid, el éxito de lo “vintage”
  • linkedin
  • google+

Seguro que muchos “millenials” desconocerán este nombre, pero Polaroid fue la empresa que revolucionó la fotografía en las décadas de los 70/80 del siglo XX, por así decirlo la “Apple” de la fotografía. En esta empresa se inspiró Instagram para realizar los filtros y su formato.

Durante años su liderazgo fue incontestable

Una empresa tecnológica que admiraban los consumidores, lo que daba como consecuencia colas kilométricas para adquirir sus cámaras. Cada familia solía tener una en esos años. Esto fue así, hasta que el tiempo y los avances tecnológicos, unido a una pésima gestión, la llevaron a estar cerca del cierre.

La nueva era digital estuvo cerca de borrar las fotografías instantáneas, caracterizadas por su marco blanco y una imagen difusa. Se ha salvado, eso sí, gracias a una serie de asociaciones que han logrado evitar que estas cámaras se fueran al desván del olvido.

En 2008 un biólogo austriaco, de nombre Florian Kaps salvó la última fábrica que tenía la marca, todo ello con el dinero que ganó con la reventa de carretes discontinuados y cámaras reparadas de la marca.

La marca que hizo populares a las imágenes instantáneas en 2007 anunció que abandonaba la producción de películas para sus cámaras después de haber entrado en bancarrota en 2001.

Estos carretes fueron el gran reto de The Impossible Projecto, la empresa de Kaps. A pesar de que consiguieron lograr evitar la destrucción de la maquinaria, la mayor parte en la fábrica estaba desmantelada. No tardaron en darse cuenta que la mayor parte de las empresas que hacían el suministro químico a Polaroid trabajan para la propia marca. Esto hizo que también desaparecieran al mismo ritmo que Polaroid.

Un proyecto complicado

Todo ello se complicó incluso más, cuando vieron que la mayor parte de los productos que se usaban en sus películas estaban caducados o eran ilegales actualmente. El CEO actual de The Impossible Project, Oskar Smolokowski, ha dicho en más de una ocasión que estuvieron a punto de arrojar la toalla. Él tomó el relevo de Kaps al frente de la empresa, cuando su padre, un empresario de Ucrania, invirtió 2 millones de dólares en ella.

El objetivo fue recrear la película perdida. Este trabajo lo encabezó el ingeniero químico de la empresa, Stephen Herchen. No fue una tarea sencilla, además mientras su equipo se encargaba de usar técnicas e ingeniería inversa para reproducir estos carretes, Fujifilm se hacía con su nicho de mercado con la cámara Instax.

Después de ocho años de buscar la fórmula mágica, los químicos, ingenieros y fotógrafos han logrado ser la única empresa que cuenta que proporciona el suministro de películas para cámaras instantáneas en el formato original, lo que ha salvado a 200 millones de máquinas de la obsolescencia.

En abril del 2016, Smolokowski presentaba como si de Steve Jobs se tratara, su nuevo producto estrella, la I-1: la primera cámara de fotografía instantánea de “The Impossible Project”.

Los errores cometidos a la hora del intento de revisión de la original Polaroid, le han llevado no a ser una cámara analógica para la era digital, aúna las virtudes de la auténtica, siendo más ecológica y cuenta hasta con una app propia.

Puedes conectar el Smartphone a la cámara mediante Bluetooth. El precio es similar al de una Polaroid “Vintage”:299 euros. Al final, lo imposible de hizo realidad.

 

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.