Enfado de los accionistas minoritarios

Pocoyó renueva al CEO pese a cuadruplicar las pérdidas en 2014

Tras multiplicar por cuatro sus pérdidas en 2014, el consejo de administración de Zinkia, creadora de Pocoyó, ha decidido renovar a José María Castillejo en su cargo como consejero delegado. Concretamente, las pérdidas se situaron en 4,03 millones de euros con unos ingresos de 6,76 millones, lo que supone un 48,1% menos que en 2013.

Renueva a Castillejo como consejero delegadoZinkia ha decidido renovar a José María Castillejo en su cargo como consejero delegado de la productora
  • linkedin
  • google+

castillejo0.jpgCastillejo continuará al frente de la compañía como presidente del consejo de administración de la compañía, una compañía declarada en concurso de acreedores y de la cual es titular del 64,71% del capital social.

La productora, que ya revisó las previsiones del pasado año, puso de manifiesto en febrero las pérdidas que acumulaba la compañía, de 3,05 millones de euros. Asimismo, Zinkia asegura que las desviaciones hechas públicas ante la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) no afectarán al plan de pagos del proceso concursal.

Buenas perspectivas para el 2015

La creadora de Pocoyó estima que podrá cumplir con sus compromisos de pago en los plazos establecidos en la Propuesta Anticipada de Convenio (PAC). Según apuntan desde la productora, “Zinkia aun estando inmersa en un proceso concursal, continúa creciendo y trabajando en el desarrollo de su negocio” y por tanto “aumentando los ingresos provenientes de su actividad y minimizando al máximo los costes derivados de la misma".

Con las perspectivas puestas en 2015, la compañía espera volver a obtener beneficios con una previsión que se sitúa en los 1.18 millones de euros, frente al total de ingresos que alcanzará los 11,53 millones y el resultado bruto de explotación (Ebitda) que se situará en los 3,12 millones.

Accionistas vs Productora

Los pequeños accionistas de Zinkia han asegurado que mientras esté Castillejo al frente de la compañía, ésta no tendrá futuro. Asimismo, han manifestado su sorpresa ante la “falta de eficiencia” de los organismos de control de las sociedades cotizadas.