Es preciso generar confianza, estabilidad y seguridad en comercios y en consumidores

El pequeño comercio exige estímulos para reactivar la demanda

El pequeño comercio se encuentra en un mal momento. La crisis económica sigue provocando una fuerte caída de la demanda. Por ello reclaman estímulo para los consumidores, dada la reducción de la renta de las familias y las empresas, los salarios, el desempleo y las medidas adoptadas de la Administración, señala a infocif Manuel García, presidente de la Confederación Española de Comercio. 

Los pequeños comerciantes piden a la Administración estímulos que reactiven la demandaNecesitan que los consumidores recobren la confianza y la estabilidad
  • linkedin
  • google+

Propuestas más urgentes

Los comerciantes consideran que el sector tiene serios problemas, por lo que lanzan al Gobierno una serie de propuestas, que ellos consideran las más urgentes:

1-Que la Administración continúe trabajando en generar confianza, estabilidad y seguridad para empresas y ciudadanía.

2-Aprobar estímulos de consumo que ayuden a reactivar la demanda, como pueden ser los ‘planes renove’ o la aprobación de estímulos fiscales al consumo vía IRPF para ayudar a los consumidores. Los ‘planes renove´, añade, serían muy recomendables para los subsectores del mueble y electrodomésticos, dos de los más castigados por la crisis económica.

En cuanto a los estímulos fiscales para el consumo, García propone a modo de ejemplo, deducciones vía IRPF por la rehabilitación de viviendas y mejoras en la eficiencia energética, entre otras cuestiones.  

3-Desbloqueo definitivo para el crédito. Los comerciantes necesitan liquidez y en los últimos años se han visto abocados, en muchos casos, a hipotecar su patrimonio personal para poder seguir manteniendo la actividad y los puestos de trabajo.

Ante esto, reclama líneas de crédito en pequeñas cuantías, lo que aliviaría, en gran medida al sector del comercio.

Sin embargo, son muchas las propuestas, destaca el presidente de la Confederación de Comercio, como la limitación e incluso abolición de las tasas interbancarias y de descuento por el pago con tarjeta; el impulso desde la Administración de procesos formativos en marketing digital y alfabetización digital “para aprovechar todas las potencialidades del comercio electrónico, abriendo, a la vez  un nuevo nicho  de empleo en nuestro sector”.

De igual modo, el gobierno debería impulsar el binomio comercio-turismo. “Es mucho lo que podemos lograr, pero la solución debe ser más creativa, rigurosa y compleja, que reducirlo a levantar una persiana de los comercios unas horas más”.