Pautas para tener una relación a largo plazo con los clientes

Unos útiles consejos para que las relaciones sean más duraderas

Pautas para tener una relación a largo plazo con los clientes Pautas para tener una relación a largo plazo con los clientes
  • linkedin
  • google+

Muchas empresas en su día a día caen en el error de priorizar las cosas más urgentes y descuidar lo que puede ocurrir a medio o largo plazo. La urgencia y la necesidad del cumplimiento de las metas establecidas a corto plazo, puede que vaya en contra de los intereses que en un futuro puedan tener las empresas.

Es ciertamente contradictorio que muchas empresas, al querer resolver como sea, las decisiones que afectan al presente, terminan comprometiendo en buena manera su futuro. Vamos a datos una serie de consejos:

  • No vendas al primer contacto: Existen muchas empresas que en vez de crear su propia comunidad o darse a conocer ofreciendo información útil, como ebooks, webinars o conferencias virtuales o en modo presencial, prefieren vender en cuanto hay oportunidad de contactar con el cliente potencial. Aunque a corto plazo hay necesidad de generar ingresos rápidamente, a largo plazo la decisión puede que no sea la mejor, pues descarta personas que, aunque puedan cumplir con el perfil de cliente al que se dirige el negocio, pueden no estar listas para tomar una decisión.
  • Hay que mantener un nivel de confianza alto: La confianza es un pilar en el que se basa toda relación comercial. La acción que mina la confianza del cliente sobre la empresa es fatal según, además, pone fin a la relación, por lo que el cliente termina siendo un detractor de la empresa.Lo mejor es que la empresa se cuide siempre de parecer digna de confianza al cliente, para que             éste sepa siempre que está de su lado. Aunque quizás a corto plazo, pueda no parecer lo mejor para el interés de la empresa, a largo plazo representa grandes beneficios para ella cuando se traduce en clientes fieles que generan referidos.
  • Vender de forma responsable: Se debe tener un comportamiento ético y de gran responsabilidad a la hora de vender. Esto implica una transparencia en todo momento con el cliente. Debemos ponernos de su lado para poder ayudarle a que tome la mejor decisión.
  • No te olvides de la importancia de los detalles: Aunque hay muchas empresas que realizan un buen trabajo con el cliente desde el principio, puede que se perciban frías al no preocuparse realmente por crear un vínculo emocional con su cliente. Esto al final, puede afectar a la fidelidad. Si se invierte en darles una experiencia que vaya más allá de lo que esperan y se les sorprende con detalles que no esperan, puede que su confianza en el negocio aumente y seas su lugar de referencia.

Podemos concluir diciendo que, desde hace ya unos años, el cliente es el protagonista de todo negocio y debemos “enamorarle” con todas las armas que podamos. Más que basarnos exclusivamente en la relación a corto plazo, hay que apostar por el largo plazo, que al final es más rentable.

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.