Oreo, historia de una marca de éxito

La popular galleta esconde trás de sí una historia interesante

Oreo, historia de una marca de éxitoOreo, historia de una marca de éxito
  • linkedin
  • google+

Si algo caracteriza a una marca de éxito es que otras quieran aliarse con ella. Oreo es una marca que con el tiempo ha pasado a ser de las golosinas más famosas mundialmente, lo que le ha servido para crear productos nuevos, tanto por cuenta propia como a partir de las alianzas de las que hablábamos aprovechando el concepto exitoso de su galleta, que a sabido adaptarlo a otros productos parecidos.

Más allá del éxito de la marca y del cariño que la tiene, se debe saber que no todo ha sido un camino de rosas durante los más de 100 años que lleva en nuestro mercado. Aunque Nabisco, la compañía que fabrica estas galletas díga lo contrario, lo cierto es que muchas versiones dicen que la Orea que hoy conocemos es una copia mejorada de otro producto famoso que tuvo orígenes parecidos.

Durante gran parte del siglo XX y en el presente, la marca ha ido arreglándoselas para mantener esta situación a raya, por lo que ha conseguido evitar que esto tuviera un impacto directo en su imagen. El marketing de buena ejecución que han realizado, ha hecho de esta marca, algo muy apreciado en diferentes países.

Su nacimiento

Las Oreo nacieron poco tiempo después de que lo hiciera la propia Nabisco, la compañía que las ha lanzado a la fama. Se constituyó a principios del siglo XX en el año 1901. Existía un conglomerado que reunía 8 panaderías que formaban la Biscuit Company de Nueva York y que se consiguió fusionar con la American Biscuit and Manufactoring Company, que era propietaria de casi 40 panaderías en Nueva York y con la que formaron la National Biscuit Company (Nabisco). Una década más tarde, la popular galleta debutaba en el mercado y la galleta tuvo una gran aceptación.

La polémica

Volviendo al tema del principio, una parte importante de la historia de Oreo está relacionada con la de la marca a la cual inspiró Nabisco para formar su famosa galleta. Nació como resultado de una venta que realizó uno de los socios de Nabisco de su participación en la empresa para crear la suya propia.

Cuatro años antes de que la National Biscuit Company sacara la Oreo al mercado, Sunshine Biscuits, sacó al mercado una galleta llamada “Hydrox” de apariencia y salvando algunas diferencias de sabor, era casi idéntica a la que vendería Nabisco cuatro años después.

Sin entrar en si Nabisco la copió y la razón por la que una se impuso a la otra fue por algo simple, ¡diferenciándose! Aunque Nabisco pudo crear otro concepto nuevo de galleta, tomó uno existente y lo mejoró, desde el nombre que ciertamente es más atractivo para una galleta que Hydrox, hasta la manera de comercializar el producto. Esto demuestra que al final no se trata de lo que vendes sino de cómo lo vendes.

 

 

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.