Conoce cuáles son y aprende a enfrentarlos

Ocho consejos contra los temores habituales en el trabajo

Muchas personas han vivido situaciones incómodas en sus lugares de trabajo, que les han hecho sentir miedo o temor a la hora de desarrollar sus funciones. Estos temores hay que solucionarlos para poder continuar efectuando las tareas con naturalidad y poder desenvolverse con espontaneidad, señalan desde Womenalia.

Ocho soluciones a los miedos habituales en el trabajo Cualificación, jornada laboral o miedo a ser superado por otros
  • linkedin
  • google+


La directora de Mujerlider, Marta Morón, expone cuáles son los miedos más comunes y cómo acabar con ellos. Para ello, hay que reconocer que se tienen y cuáles son para poder buscar la forma de combatirlos:



1-¿Merezco el trabajo que tengo? Los empleados se plantean si están preparados para el puesto de trabajo que ocupan. En estos casos y, a pesar de efectuar su trabajo con éxito, se encuentran sobrevalorados, pensando si alguien se va a dar cuenta que no están capacitados.



La especialista recomienda que lo mejor para superar este miedo está en “trabajar en los valores, habilidades y conocimientos propios, para aprender a valorarnos y a recuperar la autoestima”.



2-Las jornadas que sobrepasan el horario laboral, donde se incluyen los fines de semana y las jornadas maratonianas sin remuneración son motivos por las que ciertos empleados pueden sentirse incómodos en sus puestos de trabajo. Antes de firmar el contrato de trabajo, los empleados deben preguntar cuál es el horario de trabajo real que van a tener que cumplir, para estudiar los pros y los contras del mismo y decidir si están dispuestos a aceptarlo.



3-Tener que trabajar con compañeros que no tengan seguridad en sí mismos o, por el contrario, sean demasiado brillantes en su trabajo puede provocar situaciones incómodas a algunos empleados, que pueden sentir que sus trabajos “se quedan pequeños”. Para solventar este miedo, hay que pensar en los puntos fuertes que tienen la persona y escribirlos. Marta Morón indica que “seguro que hay dones que las otras personas no poseen”.



4- “Los superiores no me dejan desarrollar mi potencial”. Para solucionarlo, cuando ya se ha intentado demostrar ante el superior lo que uno vale y no lo ha conseguido, lo más recomendable es cambiar de área, informándose de dónde están los buenos líderes, los que ayudan al crecimiento de su equipo humano.



5-En muchas empresas los objetivos cuantitativos obsesionan a los trabajadores por la presión que ejercen los jefes para llegar a ellos. Para que el trabajador pueda superar el miedo a no llegar a lo que se le pide, hay que pensar en “ser sólo un profesional y en hacer un buen desarrollo en el puesto de trabajo, es decir, vivir el día a día".



6-Las personas tienen carácteres muy diferentes. Los hay tímidos y pasivos a quienes les gusta pasar desapercibidos pero llega la ocasión en que tienen que hablar en público, defender sus ideas u opiniones y actuar como líderes y, ahí, viene el temor. Para solucionarlo, hay que encontrar a aquellas personas que les ayuden a sacar esas habilidades que el miedo impide desarrollar.



7-Las personas que tienen contratos por obra y servicio, por convenio, de autónomos o cualquier otra situación de inestabilidad laboral viven una situación de incertidumbre. Hoy en día los contratos no son ‘de por vida’ en la mayoría de los casos, por lo que hay que ser un buen profesional, disfrutar del trabajo y continuar adelante.



8-Tras la maternidad, las mujeres temen pedir la jornada parcial dado que solicitarla es para algunas empresas falta de compromiso por parte del trabajador. La especialista recomienda no ceder a las presiones, denunciar el hecho si no la concede la empresa, así como exigir las mismas condiciones y el sueldo anterior, antes de solicitarla.