Sustituyen al despacho tradicional

Descubre los ocho beneficios de una oficina virtual para tu empresa

Aquellas empresas que pretenden abrir una o varias delegaciones en otras ciudades distintas a la de su sede central, las que necesitan disponer de una dirección de negocios, los directivos que viajan de forma permanente, autónomos y profesionales liberales son los candidatos ideales para tener una oficina virtual, indican desde Melior.

Estas son las ventajas que consiguen las empresas al tener una oficina virtualImagen:Melior
  • linkedin
  • google+

¿Qué es una oficina virtual?

Es un espacio profesional compartido que proporciona los mismos servicios de una oficina tradicional, pero que se caracteriza por no tener la necesidad de ocupar de forma constante un despacho y además supone un coste mínimo para las empresas.

Los empresarios, profesionales liberales, autónomos, quienes ejercen su profesión desde su domicilio o en un ente oficial, así como cualquier persona que necesite un lugar para atender a sus clientes y proporcionar una buena imagen puede acceder a esta nueva fórmula de la oficina virtual.

Melior, que trabaja bajo el modelo de franquicia, tiene siete centros operativos en España y, a lo largo de 2015, espera abrir cinco localizaciones más.

¿Qué proporciona una oficina virtual?

Las empresas que decidan abrir un centro de negocios de este tipo encontrarán:

1-Atención de llamadas, recepción de faxes, emails y correspondencia.

2-Uso puntual, según necesidades, de salas de reuniones y despachos en las varias ciudades de España.

3-Operatividad inmediata y flexibilidad de contratación.

4-Servico personalizado.

5-Atención a visitas.

6-Número de teléfono como si de una oficina tradicional se tratara y desvío desde el origen.

7- Personal de atención al cliente.

8- Citación de visitas según agenda proporcionada por la empresa.

¿Quieres abrir una oficina virtual?

Para poner en funcionamiento un centro de negocios de este tipo, mediante el modelo de franquicia, es necesario realizar una inversión en torno a los 300.000 euros, para ofrecer una superficie mínima de 500 metros cuadrados, ubicados en ciudades de más de 150.000 habitantes, explica MundoFranquicia.