Nueve de cada diez startups no llegan a los tres años de vida

A pesar de que cada mes se crean más empresas, nueve de cada diez no sobreviven más de tres años, te contamos algunas de las razones por las que ocurre esto.

Nueve de cada diez startups no llegan a los tres años de vidaNueve de cada diez startups no llegan a los tres años de vida
  • linkedin
  • google+

Según los datos publicados por Infocif-Gedesco, el número de empresas creadas en el mes de febrero en España ha sido de 9.977 lo que equivale a un 24% más que el mismo mes del año pasado, en el que se crearon 8.005 negocios.

Sin embargo, las startups españolas no suelen superar los tres años de vida. Concretamente, según los datos aportados por Spain Sartup tan solo una de cada diez empresas sigue funcionando pasados los tres años. Por lo tanto, aunque se crean muchas empresas y ese crecimiento aumenta de año en año, los primeros años de vida de las empresas son los más arriesgados y la probabilidad de fracaso en ese periodo es mayor.

Pero la pregunta fundamental es: ¿qué hace fracasar a las startups en tan poco tiempo?

El producto o servicio no tiene hueco en el mercado

Muchos emprendedores tienen ideas muy buenas y se centran demasiado en desarrollar el producto o servicio de que se trate sin salir al mercado a testear si ese producto o servicio resuelve alguna necesidad de los posibles clientes o puede ser viable en el mercado. Centrarse demasiado en el desarrollo es un error que comenten muchas nuevas empresas que no preguntan a sus potenciales clientes y luego salen al mercado con un producto o un servicio que no tiene un interés para los usuarios.

Falta de experiencia y formación

La formación y la experiencia son fundamentales para cualquier emprendedor por ese motivo es necesario que si nos proponemos emprender, nos rodeemos de personas con experiencia en el mercado en el que vamos a desarrollar nuestro negocio y nos formemos en todos los aspectos de ese negocio.

Falta de financiación

Cuando ya se ha recurrido a los familiares y amigos para conseguir financiación solo queda buscar inversores y a veces lograr que apoyen a nuestro proyecto es complicado. Por otro lado, las razones por las que una empresa se queda sin dinero son muy variadas, a veces ocurre que los fundadores no quieren renunciar a parte de la empresa a cambio de la financiación, otras veces se han hecho mal los presupuestos, la empresa tiene ciclos de venta muy largos o se dan varios factores de los anteriores a la vez.

No dar a conocer a la empresa

Tener una buena estrategia de marketing y comunicación puede suponer la diferencia entre el éxito o el fracaso de una startup. Muchas veces surgen negocios que no prosperan porque nadie los conoce, no se aprovecha el potencial de las redes sociales para dar visibilidad al negocio e ir generando una comunidad de seguidores y potenciales clientes.

No estar siempre alerta

El mercado cambia continuamente y es necesario que los emprendedores estén alerta de cualquier modificación que les pueda afectar para reaccionar con rapidez. De esa forma se podrá buscar un remedio o una alternativa a ese cambio de forma que no afecte negativamente a la empresa.

“Si tú no trabajas por tus sueños, alguien te contratará para que trabajes por los suyos.”

-Steve Jobs-

 

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.