Debe ser el último recurso para vender más

Nueve consejos para evitar bajar precios

El ideal de una empresa es no tener que diferenciarse de la competencia bajando los precios de sus productos, sino conseguir atraer y fidelizar a los clientes empleando otros recursos que les aporten un valor añadido y unos beneficios para influir en la decisión de compra, afirma David Gómez, especialista en marketing para Pymes.

Nueve consejos para evitar bajar preciosNueve consejos para evitar bajar precios
  • linkedin
  • google+

Las marcas acaban compitiendo por el precio porque no están ofreciendo sus productos al cliente inadecuado o porque no son capaces de transmitir y hacer que los consumidores perciban las cualidades que hacen que sus artículos posean un precio más elevado que el de sus competidores, resalta el CEO de Bien Pensado.

Estas son las acciones para conseguir vender más que la competencia sin que el precio de los productos o servicios sea el motivo para que realicen más compras:

1-Enfoca tus acciones de marketing hacia el público objetivo, hacia aquel que es capaz de apreciar el valor añadido, que está dispuesto a pagar un precio más elevado porque considera que los productos o servicios son diferentes, además de recomendarlos a otros clientes.

2-Establecer un precio competitivo no significa ofrecer el más barato del mercado, dado que siempre habrá empresas del sector que estarán en disposición de bajarlo más. Debes apostar por los valores de los productos, centrándose en las necesidades que satisface, manteniendo siempre la calidad, repercute en óptimos resultados.  

3- Un producto o servicio siempre resultará caro para el grupo de consumidores que no consiguen entender cuáles son los beneficios que obtienen con su uso. El objetivo que deben marcarse las empresas es negociar la cantidad más justa, resaltando la relación precio-calidad.

4-. ¿Por qué un cliente pagaría más por el mismo servicio? Para que los consumidores valoren los productos, es necesario presentar argumentos distintos a los que ofrece la competencia y no centrar las campañas promocionales siempre en los ‘socorridos’ descuentos. En este caso, los futuros clientes, al no encontrar diferenciación, tenderán a adquirir los productos más económicos.

5-Los productos de una empresa son más caros por algún motivo, por lo que hay que explicar al cliente porque es así, haciendo hincapié en su propuesta de valor en los bienes empleados para su fabricación, en la estructura de la empresa o en la profesionalidad de su equipo de comerciales. Hacerles entender que todo esto influye en los beneficios que obtiene el consumidor.

6-Llegar a todos los públicos es un mito, destaca el asesor de empresas, quien defiende que muchos clientes desean estar seguros de que trabajan con compañías especializadas en lo que ellos necesitan, con capacidad de respuesta para atender sus demandas. Por eso es tan importante segmentar a las audiencias para obtener mejores resultados.

7- Hay que estar atentos a los clientes potenciales, es decir, los posibles o futuros consumidores que todavía no realizan compras en la empresa pero tienen la necesidad, el poder de compra y de decidir. Las empresas no deben perder el contacto con ellos, porque algunos se convertirán en una fuente de ingresos para la empresa.

8-Cuando las empresas introducen mejoras en los productos deben comunicarlo a los clientes potenciales y a los fidelizados para que indaguen en los nuevos beneficios que van a obtener con su utilización, pasando su precio a un segundo plano.

9-Existen productos en el mercado que no son los mejores, ni tienen grandes funcionalidades, pero que se venden a un precio más elevado que el resto, porque la estrategia de marketing empleada proporciona a los clientes una experiencia de compra única, que la competencia no puede superar. Por esta razón, es fundamental tener un buen producto, pero lo es más “cómo se vende”.

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.