El negocio de la gastronomía llega ahora a las redes sociales

Nace Foodinterest, la primera red social gastronómica y española

Recetas, restaurantes y noticias a gusto de cada "foodie", sea vegetariano, carnívoro, celíaco o un obseso de las calorías: Foodinterest, la primera red social gastronómica, creada por dos jóvenes empresarios españoles, ha aterrizado en Internet y ha conquistado ya por el estómago a casi 5.000 usuarios.

Nace Foodinterest, la primera red social gastronómica y españolaNace Foodinterest, la primera red social gastronómica y española
  • linkedin
  • google+

Convertidas en el primer canal de información para muchos jóvenes, las redes sociales han revolucionado muchos sectores, entre ellos el de la gastronomía, que acapara un alto volumen de publicaciones en Facebook o Twitter.

Conscientes de esa demanda, el alicantino Jaime Beltrán y el catalán José Antonio Salvador idearon hace dos años una red social especializada que sirviera como herramienta a los aficionados a la cocina y aportara información relacionada con la gastronomía y la alimentación.

Nació así Foodinterest, aún en fase de pruebas, en la que los usuarios son protagonistas de los contenidos, al compartir sus recetas de forma instantánea, y el acceso gratuito es para todo aquel que quiera acceder con la creación de un perfil.

"Estamos aún con la versión beta, corrigiendo errores e incorporando nuevas herramientas para ver qué acogida tiene entre los usuarios", afirma Beltrán en una entrevista con Efeagro.

Una de las particularidades de "Foodinterest", además de dar información especializada, es la tematización de los contenidos, adecuada a cada usuario: en función de sus gustos, alergias o lugar de residencia, su tablón de anuncios filtra los contenidos.

En la categoría de restaurantes, por ejemplo, se ofrecen por ahora seis categorías: ciudad, los que más gustan, los nuevos, sin gluten, "made in Japan" o "gay friendly" (afín al público homosexual).

"La idea es ir desarrollando nuevas categorías en función de los perfiles y de la demanda; también en las recetas, adaptadas a cada tipo de usuario y por conceptos divertidos que nos muestren otra manera de enfocar la información, fuera de las recetas agrupadas por cremas y sopas", asegura Beltrán.

El usuario medio de "Foodinterest", que ya tiene su versión para iPhone y ultima una para Android, es más femenino (60 %), tiene entre 25 y 40 años y vive en la ciudad.

"La gente joven publica más en las redes sociales, pero en realidad no tiene límite de edad", argumenta.

En este sentido, Beltrán señala que esta herramienta permite participar a gente "que no quiere publicar cosas de su vida privada, un motivo que deja a muchos fuera de las redes sociales, sino simplemente cosas relacionadas con la gastronomía, con el objetivo de generar y acceder a información especializada".

La salud es también un apartado importante para los impulsores de esta página, que cuenta con una nutricionista que, a medida que se publiquen las recetas, aportará ideas y productos sustitutivos para adaptarlas a alérgicos o intolerantes a algún ingrediente.

"Si eres celíaco y tu hijo no puede comer berenjena, por ejemplo, la aplicación estará pendiente y te lo indicará claramente con etiquetas de color en la pantalla", explica Beltrán.

También se incorporarán tablas nutricionales de cada receta, una forma de dar "un valor añadido a la información", según detalla, sobre todo para los que están muy pendientes de la salud alimentaria.

Más allá de la mera exhibición de platos espectaculares, o el también llamado "food porn", criticado y amado a partes iguales en pleno boom culinario, los "foodies" se movilizan en canales propios de información, que cada día traspasan nuevos límites.

Prueba de ello es otra herramienta que incorporará pronto "Foodinterest" y que permitirá subir y montar vídeos de forma instantánea para que los usuarios compartan sus recetas, con un sello cada vez más interactivo y personal.