Aumentan los ingresos y la reputación como marca con una reducida inversión

Multiplica las ventas de tu empresa convirtiéndola en franquicia

Incrementar las ventas, hacer crecer la empresa multiplicando el número de establecimientos o hacerla más conocida y visible en el mercado, son las ventajas que se obtienen al transformar una empresa en franquicia, asegura Irene Moscardó, especialista en franquicias de la asesoría Shop Explosión

Multiplica las ventas de tu empresa convirtiéndola en franquiciaLos consumidores conocerán tu marca
  • linkedin
  • google+

¿Qué es una franquicia?

Franquiciar es la práctica de crear tu propio negocio utilizando la marca que otra persona ha comprobado que funciona de manera óptima en el mercado, es decir, la concesión de derechos de explotación de un producto, actividad o nombre comercial otorgada por una empresa o varias personas en una zona determinada, explica Moscardó.

Se trata de un acuerdo entre franquiciador y franquiciado, por el que el cual el primero cede al segundo la explotación, la licencia y el “saber hacer” de su negocio, añade.

Condiciones para establecer una franquicia

Ser un negocio probado y testado por el franquiciador, ser una firma registrada como marca comercial, tener capacidad para transmitir su uso y contar con los elementos necesarios para asistir al franquiciado de forma continuada durante el tiempo que prevalezca el acuerdo, son las condiciones que establece la Unión Europea para que una empresa pueda llegar a ser considerada una franquicia.

Si una empresa no reúne estos requisitos “no puede constituirse en franquicia”, estaríamos hablando de una cesión de uso de una marca, señala Irene Moscardó, quién pone como ejemplo a la empresa Walt Disney, quién permite utilizar su marca, “pero sin ningún derecho sobre ella”.

Por ello, el primer paso que debe dar el franquiciador es plantearse qué va a ceder y compartir con el franquiciado y en qué condiciones.  

Ventajas de convertirse en franquicia

Existen tres ventajas fundamentales que consigue la “empresa madre”:

  1. Abrir más establecimientos de su marca, realizando una mínima inversión, debido a que  la mayoría de los gastos “corren a cargo del franquiciado o socio”.
  2. Incrementa las ventas de su producto o servicio, con el consecuente aumento de los  ingresos.
  3. Al existir en el mercado más tiendas de la firma, aumenta su reputación de marca, con la seguridad de que será más conocida por los consumidores y, por tanto, más visible.

 ¿Estoy listo para ser franquicia?

Antes de lanzarse a convertir una empresa en franquicia, es necesario efectuar un detallado análisis de su situación actual y delimitar el concepto de negocio, basándose en unos aspectos concretos.

  • Estudiar capacidad de producción de la empresa para poder asumir el aumento de demanda del producto

  • La estructura organizativa de la empresa que se verá sujeta a determinados cambios

  • Inversión y necesidades financieras: Necesidad de adquirir mayor cantidad de materias primas y la elevación de la producción, para poder abastecer a los nuevos establecimientos

  • Contar con el personal suficiente dedicado a formar u asesorar al franquiciado. Tu reputación depende de tus futuros socios, quienes deben estar atendidos de forma continua, pues trasmitirán tu nombre e imagen de “cara al público”

  • El empresario debe estar convencido y seguro personalmente de que la opción de franquiciar es la más adecuada para su firma y expansión