Moleskine®, la marca italiana cargada de historia y de mitos

Moleskine® nace como marca en 1997 en Italia, de la mano de un pequeño impresor de Milán, que decidió recuperar un tipo de cuaderno que durante muchos años antes había sido usado por personalidades destacadas. Se puede afirmar que los actuales Moleskine®  son herederos del legendario cuaderno de notas utilizado por artistas e intelectuales de los dos últimos siglos, desde Vincent Van Gogh a Pablo Picasso, pasando por Ernest Hemingway y Bruce Chatwin.

Moleskine®, la marca italiana cargada de historia y de mitosMoleskine®, la marca italiana cargada de historia y de mitos
  • linkedin
  • google+


Moleskine® nace como marca en 1997 en Italia, de la mano de un pequeño impresor de Milán, que decidió recuperar un tipo de cuaderno que durante muchos años antes había sido usado por personalidades destacadas. Se puede afirmar que los actuales Moleskine®  son herederos del legendario cuaderno de notas utilizado por artistas e intelectuales de los dos últimos siglos, desde Vincent Van Gogh a Pablo Picasso, pasando por Ernest Hemingway y Bruce Chatwin.



 



Ese legendario cuaderno era un sencillo rectángulo negro de puntas redondeadas con una goma elástica que sujetaba las cubiertas y un bolsillo en el interior. Un objeto que resultaba tan anónimo como especial, y que durante más de un siglo, se fabricó en un pequeño taller francés que abastecía a las papelerías parisinas a las que acudían artistas y escritores internacionales de vanguardia.



 



De todos los ilustres usuarios de este tipo de cuaderno, es probable que Bruce Chatwin fuera su mayor impulsor. Según la historia, él era quien lo llamaba “moleskine” por el material con que se fabricaban sus cubiertas; en uno de sus libros, Los trazos de la canción, Chatwin relata la historia de estos pequeños cuadernos. Es en 1986 cuando el fabricante francés encargado de abastecer de “moleskines” a las papelerías parisinas cerró su taller, Chatwin tuvo que escuchar la frase “Le vrai moleskine n'est plus”, en el establecimiento en el que habitualmente conseguía sus cuadernos.





 



Habría que esperar hasta 1997 para que Modo&Modo, una pequeño impresor de Milán, rescatara y renovara esta tradición. Más tarde, en 2007, Moleskine® se convertiría también en el nombre de la empresa propietaria de la marca registrada en todo el mundo. Moleskine SpA. La empresa crea, fabrica y distribuye los famosos cuadernos y múltiples variaciones de los mismos, además de toda una serie de objetos que permiten albergar la creatividad de los nómadas contemporáneos. En esta nueva etapa Moleskine®, los productos se presentan como un complemento indispensable de las nuevas tecnologías portátiles. Por todo ello, el nombre Moleskine® es sinónimo de una serie de herramientas creativas indispensables que ayudan a definir quiénes son, identificando la marca y su filosofía en cualquier parte del mundo.



 





 



Con unos 200 empleados y una vasta red de socios comerciales y asesores, la sede matriz está en Milán (Italia), y Moleskine Group incluye Moleskine America, Inc. (fundada en 2008); Moleskine Asia Ltd (2011), que gestiona por completo Moleskine Shanghai y Moleskine Singapore; Moleskine France (2013) y Moleskine Germany (2013). Todas son sociedades filiales participadas al 100%, y desde 2013, la empresa también cotiza en la Borsa Italiana, el mercado de valores de Italia.



 



En la actualidad, los éxitos de Moleskine® están a la altura de su compromiso para con la Responsabilidad Social. En cuanto a la Sostenibilidad Ambiental, todos los cuadernos Moleskine® se fabrican con papel alcalino, por lo que son productos respetuosos con el medio ambiente, Moleskine S.p.A. crea y vende productos con certificación FSC; y por último, el empaquetado se fabrica de forma que el material de desecho es siempre el menor posible. Una buena parte se diseña para reutilizarse, por ejemplo los reversos de las bandas de papel, en las que hay impresas herramientas útiles, o el empaquetado de las carteras, que se puede transformar en marcos de fotos ecológicos.



 



Por otro lado, su compromiso ético primordial pasa por la búsqueda de la estética y la calidad, como bien apuntan, este compromiso está presente en todo momento “Del concepto al diseño, de la selección de materiales a la fabricación, del lugar de trabajo al estilo de vida. Y en nuestras relaciones con empleados, socios comerciales y clientes”. Además, desde Moleskine®, se apoya a lettera27, la fundación sin ánimo de lucro que defiende el derecho a la instrucción y el acceso al saber, en todos los rincones del mundo y especialmente en las áreas más castigadas. Y colabora en diversas iniciativas culturales internacionales junto a la asociación.





Además, apoya  jóvenes talentos contemporáneos mediante un programa de red para centros educativos de todo el mundo, a través del cual ofrece apoyo a los estudiantes y crea oportunidades para la generación, el desarrollo y la difusión de contenidos e ideas. También brinda su apoyo a organizaciones como Ashoka, la red global de emprendedores sociales y a la FAI, la organización del patrimonio italiano.

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.