Moda Sostenible, la alternativa positiva

Si el término Slow Fashion te resulta extraño, hablaremos de Moda Sostenible. Es esa manera lenta y consciente de vivir la moda, por la que ya apuestan muchos emprendedores, y cuyos valores van más allá de la cuenta de resultados.

Moda Sostenible, la alternativa positivaModa Sostenible, la alternativa positiva
  • linkedin
  • google+


Puede que el término “Slow Fashion” resulte extraño para algunos, otros como Certificado OEKO-TEX* o GOTS* son desconocidos por la mayoría, pero si hablamos de “Moda Sostenible” lo vemos un poco más claro, es esa manera lenta de vivir la moda que cada vez cuenta con más adeptos entre marcas y consumidores.



Muchos emprendedores apuestan por esta forma de negocio cuya identidad y valores van más allá de la cuenta de resultados, al tiempo que los consumidores somos cada vez más conscientes de los impactos negativos de nuestra forma de consumir y de explotar los recursos.



Si la demanda apuesta por productos con valor ético y ecológico añadidos, la oferta deberá estar a la altura de los mismos. Y es aquí donde entra en juego la Moda Sostenible o Slow Fashion, que hace referencia a las prendas de vestir que tienen en cuenta, durante todo su ciclo de existencia, criterios que consideran su impacto ambiental y social.



Todo el proceso de la prenda está controlado: un cultivo de las materias primas responsable con el medio ambiente, el respeto de los Derechos Humanos y Laborales, un Comercio Internacional libre de competencias desleales y favorecer el reciclado y la durabilidad de las prendas, son los puntos clave para que sea considerada sostenible y pueda acceder a los certificados oficiales que lo acreditan.



En este negocio, además de necesitar todas las cualidades de un buen emprendedor, hay un eslabón clave: un consumidor responsable e informado, consciente de que sus hábitos de consumo pueden mejorar los impactos que genera la moda. De momento, el modelo va apareciendo en medios de comunicación y redes sociales cada vez con más fuerza, y calando poco a poco en el consumidor.





Si quieres hacer de la Moda Sostenible tu forma de vida, aquí te dejamos algunas pautas para que te pongas con ello:



Una buena cadena de suministro. De dónde, de quién y en cuánto tiempo consigo mis materias primas. Es el primer paso para tener la producción bajo control y a tiempo, además te permitirá tener cubiertos tus criterios de trazabilidad y ética.



Una buena cadena de distribución y comercialización. A quién vendo mi producto (y mis valores) y cómo se lo voy a hacer llegar.



El precio. Coherencia. Ha de ser coherente con tu imagen de marca, con tus valores y, sobre todo, con el nicho de mercado al que te diriges.



El producto y el cliente. Deberás aportar a tu producto un valor añadido, algo habitual debido a la saturación del mercado, pero en el caso de la Moda Sostenible tu valor añadido ha de ser la ética y las repsonsabilidad, debes cubrir realmente esas necesidades.



Identidad de marca y comunicación. Saber comunicar lo que aportas, llegar a las emociones del consumidor no es tarea fácil, recuerda que estarás educando en un consumo responsable además de ofrecer un producto tangible, nada fácil.



En España, marcas como: Dovetail Diseño, Latitude, Rupit Mallorca, Wonderlust o Le Chanelas, entre muchas otras, ya se han lanzado con éxito al negocio de la Moda Sostenible. ¿Quieres aportar tu granito de arena? Adelante, otra moda es posible. Y si tienes dudas, páginas como Slow Fashion Next pueden ayudarte.



 



*Certificado GOTS (Global Organic Textile Standard): es la norma líder mundial en el procesamiento de textiles hechos con fibra orgánica, que incluye criterios ecológicos y sociales, y que se sustenta por certificaciones independientes en toda la cadena de provisión textil.



*Certificado OEKO-TEX: certificado a escala mundial para materias primas, productos textiles intermedios y acabados que asegura que los artículos textiles están libres de sustancias nocivas. 

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.