Filtran el método secreto de Google para contratar a empleados de perfil alto

Una de las empresas que constantemente suele salir en todo el mundo en los rankings de mejores compañías para trabajar es Google, que junto con otras bestias de la red, como Facebook, Yahoo o Microsoft, son los destinos idealizados por millones de trabajadores de todo el mundo.

Encontrar empleo en GoogleFiltran el método secreto de Google para contratar a empleados de perfil alto
  • linkedin
  • google+

Y no es para menos, ya que son compañías donde los salarios son buenos, el entorno de trabajo es inmejorable, donde se da cierta libertad de movimientos y decisiones a los empleados, y donde se puede participar en el desarrollo de las tecnologías que cambiarán el futuro. Ni más ni menos, pues estas empresas son las que están tirando del carro en Internet, manejando datos de cientos de millones de personas y haciendo cambiar el modo de ver la economía y las comunicaciones que se tenía hasta el momento.

¿Os imagináis trabajar para Google? La verdad es que pocos son los afortunados que lo consiguen (o al menos la empresa de Mountain View es la imagen que quiere transmitir, la de “paraíso laboral”); pero eso sí, quienes lo hacen consiguen meter una perla en su curriculum que les ayudará de por vida.

Pues bien, el asunto es que hasta ahora no estaban muy claros los métodos que utilizaba Google para contratar a los mejores ingenieros y creativos; pues si bien sí se tenía constancia de los métodos para empleados rasos y cargos medios, no se contaba con mucha información sobre los métodos de captación de “perfiles VIP”. Es más, incluso han surgido leyendas urbanas donde se ha llegado a decir que los responsables técnicos del buscador eran algunos de los mejores hackers del mundo; algo que no dudo que haya en Google, pero que sin lugar a dudas no es el patrón general. El asunto es que ya no hace falta divagar más sobre los métodos de esta empresa, pues recientemente ha saltado a la palestra informativa una filtración donde ha quedado al descubierto el método, que he de decir que si bien mucho misterio no tiene sí que es ingenioso.

La historia en cuestión hace alusión a Max Rosett, un joven programador que estaba buscando en Google información acerca del lenguaje de programación Phyton, muy empleado en la red para desarrollar grandes proyectos de gestión; cuando de la nada la ventana principal del buscador cambio bruscamente su diseño y apareció un mensaje al más puro estilo de película de hackers de los años 90. En colores chillones salió de la nada un texto donde se le decía al chico que hablaba el mismo lenguaje que Google y se le preguntaba si estaba dispuestos a un reto. Claro está que como buen programador no podía negarse, así que comenzó con lo que él pensaba que no era más que un juego.

Google redireccionó a Max a Foobar, una plataforma de comandos del buscador especialmente indicada para programadores; digamos que una sala VIP de Google donde no entra cualquiera. Ahí tuvo que enfrentarse a una serie de desafíos de programación donde tenía que demostrar qué conocimientos tenía y qué tal se adecuaba a las situaciones más complejas con la consola de comandos; tenía 48 horas para superar cada prueba o quedaría “descalificado”. Max consiguió salir adelante y acabar con todos los retos, para lo cual tardó nada más y nada menos que dos semanas.

¿Y qué pasó al final? Pues que sin quererlo ni buscarlo se encontró con una llamada de uno de los responsables de Google solicitándole una copia de su curriculum e invitándole a una entrevista en la sede de la empresa. Con mucha sorpresa Max acudió a la cita y se encontró con que el “juego” al que se había enfrentado no era sino otra cosa que una dura de prueba de acceso para empleados de perfil alto. En la entrevista tuvo que superar otra serie de problemáticas relacionadas con la programación y finalmente consiguió aquello con lo que tantos sueñan, trabajar para Google.

Una historia donde podemos ver los peculiares métodos de contratación que tienen las grandes compañías tecnológicas de la red (y de fuera de ella), y que si bien puede dar ánimo a algunos probablemente a la vez se lo quitará a muchos otros que tenían en mente proyectos que quién sabe si algún día se cumplirán. Si así es no os vengáis abajo, pues el caso de Max Rosett se da en situaciones excepcionales. Tened en cuenta que Google y este tipo de empresas cuentan con plantillas de miles de empleados, que si bien no ocupan puestos tan críticos, sí gozan de las prebendas de trabajar en estas compañías. Vamos, que si seguís con ansia el deseo de formar parte de estas plantillas podréis hacerlo. Ahí van unos consejos que os ayudarán a ello:

  1. Trabajar para Google, Facebook y similares no es sencillo, pues buscan siempre perfiles que se salgan de lo habitual. Y con ello no me refiero sólo a que sean buenos profesionales en su materia, sino que tengan la ilusión del emprendedor, que tengan motivación, que sueñen y que disfruten con las nuevas tecnologías.

  2. Podréis dirigiros a los departamentos de recursos humanos de estas empresas, pero lo más probable es que no consigáis como respuesta nada más que un mensaje automatizado con un mero “gracias por su interés”. Cuando realmente necesitan empleados tienen áreas en su web donde realizan las ofertas, así que estad al tanto y apuntaros. Ahora bien, tendréis que competir con miles de personas.

  3. En estas empresas globalizadas se hace vital el dominio del inglés, siendo además de mucha ayuda que se conozcan lenguas como el Chino, el Árabe o el Ruso. ¿Es vuestro caso? Esto último no es imprescindible, pero ayudará.

  4. También hay que comentar que no hace falta moverse hasta EEUU, pues los grandes como Google o Microsoft tienen oficinas en todo el mundo; España incluida. Es más, desde Madrid se maneja la gestión comercial de la publicidad de Google para la península Ibérica. De ahí a dar el salto a Mountain View sería cuestión de tiempo.

¡Suerte!

 

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.