Informe 'Unhappy Meal'

McDonald's, acusada de eludir más de 1.000 millones de euros al fisco

La cadena de comida rápida McDonals ha sido acusada de eludir entre 2009 y 2013 en Europa más de 1.000 millones de euros en impuestos, según han denunciado una coalición de sindicatos europeos y estadounidenses y la ONG War on Want, quienes además aseguran que la cadena se habría aprovechado de diversas estructuras fiscales para desviar sus ingresos.

Acusada en el informe 'Unhappy Meal'McDonald's ha sido acusada de eludir más de 1.000 millones de euros en impuestos en Europa
  • linkedin
  • google+


En este sentido, la coalición ha mostrado un informe en Bruselas bajo el título ‘Unhappy Meal’, donde denuncia que la cadena evitó el pago de impuestos en Europa mediante la creación de una filial en Luxemburgo. En dicho informe asegura que esta filial dispone solo de 13 trabajadores, sin embargo, entre 2009 y 2013 alcanzó unos ingresos de 3.700 millones de euros, de los cuales se pagaron 16 millones en impuestos



Asimismo, en el informe se puede observar con todo lujo de detalles la estrategia de la compañía de comida rápida y su impacto fiscal en Europa y en mercados potentes como Italia, Reino Unido, España o Francia.



Según la coalición, la estrategia de McDonald’s se basó en trasladar su sede de Reino Unido a Suiza usando un sistema de pagos internos para mandarlos a una filial en Luxemburgo con una división en Suiza.



Los responsables del informe



Además de la participación en el informe de la coalición de sindicatos europeos y estadounidenses y la ONG War on Want también lo hicieron el Sindicato Europeo del Servicio Público (EPSU), la Unión Internacional de Empleados de Servicios (SEIU) y la Federación Europea de Sindicatos de los sectores de la alimentación, la agricultura y el turismo (EFFAT).



Según Jan Willen Goudriaan, secretario general de la EPSU, “es una vergüenza ver que una empresa multimillonaria busque evitar su responsabilidad en materia de impuestos”, además de pagar mal a sus trabajadores.



En este sentifo, Willen aconseja a la compañía de comida rápida “cambiar sus recetas para garantizar que la ciudadanía se encuentra en el centro de su menú".