Convenio de acreedores Martinsa

Martinsa se salva de la liquidación en el último momento

La inmobiliaria Martinsa Fadesa ha presentarado ante el Juzgado de lo Mercantil de A Coruña una solicitud de modificación del convenio de acreedores firmado en 2011, con lo que de momento se salvaría de la liquidación.

Martinsa se salva de la liquidación en el último momentoFernando Martín, presidente de Martinsa Fadesa
  • linkedin
  • google+

Esta solicitud ha llegado sólo un día antes de que se ejecute la liquidación de la compañía, ya que el 31 de diciembre está fijado como fecha límite para afrontar el pago del 23% de su deuda, que asciende a 3.500 millones.

El impago de esta cuota supondría el segundo impago consecutivo, después de que en 2013 Martinsa tampoco pudiera hacer frente al abono de esta anualidad. En este sentido, en el caso de acumular dos impagos consecutivos se procedería a la liquidación de la sociedad.  

Con la presentación de esta solicitud, Martinsa evitaría momentáneamente la liquidación, a la espera de que los acreedores acepten la modificación del convenio propuesto por la inmobiliaria. Esta solicitud llegará acompañada de una nueva propuesta de refinanciación, que deberá tener la aprobación del 75% de los acreedores.

Una vez admitida a trámite la solicitud de modificación del convenio de acreedores se abrirá un plazo para que los acreedores expresen su conformidad al respecto. En virtud de la última propuesta de refinanciación de la deuda, Martinsa habría ofrecido a los acreedores tomar hasta el 70% de su capital. En este sentido, según fuentes consultadas por Europa Press, inmobiliaria y bancos llevarían una semana trabajando en el nuevo convenio, que de momento no se habría cerrado. Sin embargo, ante la proximidad de la fecha límite para la ejecución del pago, Martinsa ha optado por remitir al juez su solicitud de modificación de convenio con la última propuesta, evitando así por el momento la liquidación.  

De esta manera Martinsa Fadesa se acogería a la reforma de septiembre de la Ley Concursal por la que las empresas que salieron de un concurso de acreedores podrían modificar el convenio y adecuarlo a su situación actual.