Para evitar la liquidación

Martinsa Fadesa se reúne con los bancos para presentar una nueva propuesta

Martinsa Fadesa, la inmobiliaria que controla y preside Fernando Martín, se reúne este lunes con los bancos con el fin de presentar una nueva propuesta de refinanciación de su deuda de 3.500 millones. El objetivo no es otro que evitar así la liquidación de la propia inmobiliaria que ya logró superar en 2011 el mayor concurso de acreedores de la historia. 

Para evitar la liquidación Martinsa Fadesa se reúne hoy con los bancos con el fin de presentar una nueva propuesta de refinanciación
  • linkedin
  • google+


El pasado viernes, la compañía remitía esta nueva propuesta a los bancos, siendo la cuarta en el último año, según indicaron fuentes del sector a Europa Press. Las entidades rechazaron una oferta anterior y pusieron sobre la mesa la posibilidad de liquidar la empresa, que tendrá hasta el 31 de diciembre para solventar su situación financiera.



En dicha fecha Martinsa Fadesa tiene que afrontar uno de los nuevos pagos de deuda de los fijados en el convenio con el que superó el concurso, un importe equivalente al 23% de su pasivo. En el caso de no poder hacer frente a la deuda, la compañía entraría en causa de liquidación, puesto que acumularía dos impagos consecutivos, ya que el año anterior no abonó la correspondiente anualidad.  



La inmobiliaria, que lleva un año negociando con sus bancos, pretende acogerse a la reforma de la Ley Concursal que el Gobierno aprobó en septiembre y modificar el convenio de acreedores pactado en 2011 para adecuarlo a la actual situación de la empresa. Sin embargo, cualquier solicitud al juez de una modificación al convenio de acreedores, debe ir acompañada de la nueva propuesta de convenio.



El pasado 15 de diciembre, Martinsa Fadesa presentaba a la banca un tercer plan, la tercera versión del planteado inicialmente y denominado 'Plan Aurora', que, según fuentes financieras, la banca calificó "unánimemente" de "inaceptable".



En virtud de este último plan, Martinsa proponía quedarse con activos valorados en 1.100 millones de euros y con una deuda de unos 507 millones de euros.



Además del crédito bancario, las empresas y autónomos disponen de alternativas para su financiación como el descuento de pagarés, que permite financiarse incluso a mercantiles que se encuentran en concurso de acreedores.