Entrevista a Alejandro Fernández, Presidente y socio fundador de Marco Aldany

“Nosotros democratizamos el acceso a la peluquería moderna”

Líderes desde hace más de diez años en peluquería y estética en España, la empresa española Marco Aldany presume de haber revolucionado el sector tras democratizar el acceso a la peluquería moderna, asegura Alejandro Fernández Luengo, presidente y socio fundador, quien junto a sus hermanos Marcos y Daniel ha conseguido abrir 400 centros por todo el mundo.  

Marco Aldany: un plan de internacionalización ambicioso en Latinoamérica Uno de los centros Marco Aldany situado en Valencia
  • linkedin
  • google+

Conozcamos sus orígenes

Marco Aldany nace en 1997 rompiendo con todos los esquemas del sector de la belleza y el cuidado de la mujer, pero también del hombre. “Nosotros fuimos los encargados de democratizar el acceso al sector de la peluquería moderna”, explica Fernández Luengo, quien rompió con los esquemas establecidos al conseguir crear una amplia red de peluquerías en un sector acostumbrado a los pequeños negocios.

“Soy hijo, nieto, hermano, primo y sobrino de peluqueros”, comenta orgulloso Fernández Luengo, quien junto a sus tres hermanos decidió crear su propia seña de identidad: Marco Aldany. Un juego de palabras que incluye sus tres nombres: Marcos, Alejandro y Daniel.

La idea de negocio surge al observar "un sector enormemente fragmentado”, pero con una gran demanda “incluso en momentos de crisis”, apunta Fernández. 

“Pensábamos en que si creábamos una marca lo suficientemente grande y fuerte, con presencia en las principales ciudades, podríamos acceder a muchas economías de escala”, añade.  

Más de 400 centros abiertos

Su primera peluquería se abre en un barrio de Madrid en la que invierte, aproximadamente, unos 10 millones de las antiguas pesetas, que en aquel momento era "muchísimo dinero”, recuerda Fernández, quien asegura que en aquella época no era fácil conseguir financiación. Pese a todo, en los primeros diez años la compañía abriría de media un salón cada diez días.

Estos resultados nos son fruto de la casualidad, sino de una dedicación plena al negocio, llegando incluso a convertir las cenas en casa de su madre en consejos de administración, comenta este empresarios entre risas.

Siguiendo con el tono divertido de la conversación, Fernández Luengo nos contó una de sus anécdotas preferidas. Y es que en sus inicios el nombre de las peluquerías daba pie a que la gente se pensara que se trataba de un negocio italiano, por lo que muchos clientes llamaban a la oficina pidiendo que les atendiese Marco Aldany en persona. A lo que contestaban que estaba reunido u ocupado en Milán.

Un sueño por cumplir, conquistar Latinoamérica

Volviendo al negocio, Fernández Luengo confiesa que su gran proyecto es la expansión internacional. "En Latinoamérica estamos muy ilusionados” asegura el empresario. Y es que su plan de internacionalización pinta muy bien.

Entre sus proyectos, además de abrir centros de peluquería y estética, se encuentran “crear escuelas de formación profesional para formar a los estilistas de allí, con la forma de trabajar de aquí”, comenta.

Hasta el momento, entre aperturas y negociaciones, sus planes pasan por países como Panamá, Perú, Bolivia, Colombia, Honduras, Costa Rica, Chile y Méjico. Solo el plan de negocio de éste último contempla la apertura de unos 200 centros, de los cuales seis ya están en marcha.

En Europa Marco Aldany también tiene proyectos de expansión, siendo los cinco centros de Londres y los tres de Polonia la punta de lanza.

Comunicación

Fernández Luengo asegura que su web es dentro del sector una de las más visitadas del mundo. Acción que motiva al equipo de marketing a tener presencia activa y constante en las redes sociales.

Por otro lado, son 3.500 personas las que trabajan en estos 400 centros, que se nutren de “gente dinámica y trabajadora que apuesta por ver crecer una empresa y crecer con ella”.

Claves del éxito

"Las escuelas de formación nos permiten estar a la última en los productos que se aplican en los tratamientos de moda”, asegura Fernández Luengo, como por ejemplo las mechas californianas o el tratamiento de queratina. "Es una forma de diferenciarnos de la competencia, atrayendo talento y a los mejores estilistas", añade.

Otro factor esencial es el tamaño actual del negocio, que les permite ser más competitivos. "Somos más rentables para los franquiciados, ya que compran los productos más baratos y ofrecen mejores precios a nuestros clientes", comenta.

Los dos puntos anteriores se complementan "con la experiencia en el sector, la solidez del negocio y la gran estructura de los diferentes departamentos de la compañía", finaliza.