GANVAM asegura que hay alrededor de 10.000 establecimientos mecánicos fuera de la ley

Los talleres ilegales defraudan 230 millones de euros al año

La Asociación Nacional de Vendedores de Vehículos a Motor, Reparación y Recambios (GANVAM) ha denunciado que los talleres ilegales en España generan un fraude fiscal a la Hacienda Pública de 230 millones de euros anuales.

Los talleres ilegales defraudan 230 millones de euros al añoLos talleres ilegales defraudan 230 millones de euros al año
  • linkedin
  • google+

Para Ganvam, este presunto fraude se deriva del impago del IVA -que no le cobran al cliente final- y la evasión de los impuestos derivados de su propia actividad, como son los tributos de sociedades e IRPF.

La Asociación de Vendedores de vehículos opina que estos centros ilegales representan ya al 20% del total, "por lo que estamos hablando", añaden, "de alrededor de 10.000 negocios de posventa que actúan al margen de las reglas del mercado, sin atender a los criterios técnicos de calidad de Industria y Consumo y sin cumplir las obligaciones con el Fisco, la Seguridad Social ni la normativa medioambiental".

Paralelamente, Ganvam cree que los empleados de estos centros "carecen de contrato de trabajo legal y, por tanto, no cotizan".

"Estos centros clandestinos también incurren en una fraude laboral, generando a la Seguridad Social unas pérdidas cercanas a los 112,5 millones de euros anuales, teniendo en cuenta que cada taller ilegal tiene una media de 1,5 empleados", apunta Ganvam.

La citada asociación califica como competencia desleal la actividad de estos centros no registrados, lo que a su juicio genera un "impacto negativo" para el propio sector de automoción.

Las pérdidas para la posventa estima Ganvam que han superado los 3.500 millones de euros en los últimos seis años.

"Este sector -que aporta el 1,2 % del PIB- ha perdido entre 2007 y 2013 más de 12 millones de reparaciones anuales como consecuencia, por un lado, del déficit de matriculaciones que ha reducido en un 40 % cuota de vehículos menores de cinco años, los más rentables para el taller; y, por otro, la creciente antigüedad del parque, donde cerca de un 50 % supera los once años", informa Ganvam.

Estos datos, según Ganvam, se traducen en "menos pasos por el taller", limitando las entradas a las reparaciones "estrictamente necesarias" como son las averías mecánicas.