El crecimiento es más importante que el margen y los costes a la hora de aumentar el valor de un negocio

Los principios para lograr un crecimiento sostenido en tu negocio

Las empresas del sector de informática y servicios digitales están en una época de crecimientos vertiginosos. El ‘boom’ del emprendimiento tecnológico ha hecho que empresas que tienen solo unos meses de vida, de repente, sean protagonistas de operaciones empresariales valoradas en cientos o miles de millones de euros.

Los principios para lograr un crecimiento sostenido en tu negocioLos principios para lograr un crecimiento sostenido en tu negocio
  • linkedin
  • google+


Por ello, la consultora McKinsey ha estudiado un total de 3.000 empresas digitales y de software de todo el mundo entre los años 1980 y 2012. El informe, titulado ‘Grow fast or die slow’ –‘Crece rápido o muere lento’-, ha encontrado las siguientes claves:



1. El crecimiento es lo más importante:



  • El crecimiento genera más rentabilidad. Las empresas de fuerte crecimiento son cinco veces más rentables que las que tienen crecimientos medios.

  • El crecimiento es un predictor del éxito a largo plazo. Las empresas de fuerte crecimiento –aquellos que crecen un 60% cuando alcanzan los 100 millones de facturación- tienen ocho veces más posibilidades de llegar a los 1.000 millones de negocio.

  • El crecimiento es más importante que los márgenes y la estructura de costes. Un 1% de crecimiento provoca el doble de aumento en capitalización que un 1% de aumento del margen. No hay correlación aparente entre estructura de costes y tasas de crecimiento.


2. Mantener el crecimiento es difícil:



  • El 85% de las empresas de ‘súper-crecimiento’ –las que aumentan un 60% al alcanzar los 100 millones de facturación- fueron incapaces de mantener esas tasas de aumento.

  • Una vez perdida la tracción en su crecimiento, sólo una cuarta parte de las empresas es capaz de retomar esas tasas de incremento.

  • Aquellas empresas que logran recuperar esas tasas de crecimiento, tienen un tamaño que supone el 53% de la capitalización de quienes no han perdido la tendencia de ‘súper-crecimiento’.


3. Existe una ‘receta’ para un crecimiento sostenido. McKinsey habla de cuatro principios básicos para un crecimiento estable de las que “cualquier empresa puede beneficiarse”:



  • El crecimiento tiene lugar en fases. La transformación para pasar de ser una startup a una empresa que vale miles de millones se desarrolla típicamente en tres actos: preludio –en el que la empresa testea cómo el producto se adapta al mercado a través de un prototipo o solución única para los primeros clientes-, primer acto –en el que se centra en una oferta que aumenta el valor para los clientes y los ingresos- y segundo acto –que se produce entre 100 y 1.000 millones de facturación y en el que la empresa puede encontrarse con límites por el tamaño del mercado-.

  • Durante el primer acto, de testeo del producto o servicio, existen puntos críticos a vigilar: la elección del mercado con un tamaño correcto, definir el modelo de monetización, centrarse en lograr una adopción rápida, pasar desapercibido en la fase de pruebas y la creación de incentivos para mantener a los líderes del proyecto en la compañía.

  • Durante la segunda fase de crecimiento, el foco debe centrarse en ampliar la oferta a nuevas geografías, canales o productos para no verse limitado por el tamaño de mercados relativamente pequeños.

  • Las empresas de éxito necesitan superar el tránsito de la fase uno a la fase dos. Los principales escollos están en cambiar de fase en un momento inadecuado o elegir una mala estrategia para ese nuevo tiempo.