Los principales enemigos de las empresas

En el día a día de las empresas hay muchos aspectos de la operativa que pueden acabar erosionando su funcionamiento y futuro; de ahí que haya que poner un especial énfasis en determinados indicios que si bien inicialmente pueden pasar desapercibidos podrían acabar siendo la clave.

Enemigos de las empresasLos principales enemigos de las empresas
  • linkedin
  • google+
  1. Empleados no valorados

    Como os comentaba en un artículo anterior resulta imprescindible poder tener a los empleados motivados. Y no sólo en lo que a su retribución se refiere, sino a todos los aspectos que pueden intervenir en la relación empresa/empleado; poniendo un especial enfoque en la valoración de su trabajo, en el entorno laboral y en los detalles puntuales; además, claro está, que en la cordialidad y el respeto.

    Hay muchos empresarios para los que los empleados no son más que números, y ello al final acaba viéndose reflejado en los resultados de la empresa. ¿Alguna vez os habéis puesto a pensar en que son los comerciales los que deben estar a pie de cañón con los clientes todos los días, el personal de atención al cliente recibiendo las quejas y los operarios fabricando los útiles? Sé que es una pregunta obvia, pero va encaminada a tener bien claro que sin el personal de base una empresa no sería nada, por mucho talento que puedan tener los directivos.

    Si estos empleados se sienten minusvalorados o directamente maltratados podréis ver cómo dejan de ser eficientes y su compromiso por la empresa se traduce en ocupar una silla sin poner mayor atención a lo demás. No os conviene, así que no os olvidéis de tener motivados y contentos a los empleados.

  2. Dependencia a clientes

    ¿Habéis escuchado eso de que no hay que poner todos los huevos en la misma cesta? Pues tenedlo bien presente, pues si rompéis esta regla os podéis encontrar con problemas.

    Puede darse la situación de que tengáis un cliente muy bueno que os compre el 75% de la producción, y que encime os pague bien y rápido. Un chollo, ¿verdad? Pues no tanto, pues tenéis que tener en cuenta que la competencia ahí está, y que en el momento menos pensado podrían dejaros sin vuestro cliente estrella. Y sí, ya sé que podréis tener un contrato de suministro por el que esté comprometido; pero, ¿sabéis qué pasa? Que quizá le compense más pagaros una indemnización e irse con otro proveedor. Es más, incluso podría poner problemas para abonar la sanción e ir a los tribunales, alargando el proceso y haciendo que por el camino vuestra empresa quede en estado crítico, siendo quizá ya muy tarde para reflotarla con esa indemnización.

    En resumen, no dependáis en exceso de un cliente determinado, pues os podrá fastidiar de un día para otro.

  3. Procesos ineficientes

    Este punto es muy amplio, pues abarca a todas las áreas de la empresa; pero básicamente viene a decir que debéis hacer las cosas de manera eficiente, rápida y sin poner barreras innecesarias dentro de la propia organización. En ocasiones hay empresarios que quieren controlar cada cosa que suceda en la compañía, y al final esto puede acabar derivando en una ineficacia tremenda; por no decir que los clientes podrían acabar notándolo.

  4. Formación

    Es importante que tengáis la capacitación necesaria para dirigir vuestros proyectos, y si no es así obtenedla o rodearos de personal eficiente que os pueda asesorar. En cuanto a los empleados pasa algo similar; debéis contratar en base a la formación y experiencia, y a ser posible haciendo pruebas de acceso; y no en base a que os caigan bien o mal, o directamente en que sea un amigo vuestro. La profesionalidad al final se acaba notando.

    En resumen: nada de enchufes, contratad a profesionales bien formados.

  5. Red comercial deficitaria

    Lo que os comentaba en el punto anterior resulta clave en este campo, pues la red comercial es uno de los pilares imprescindibles dentro de toda empresa. Debéis diseñar una campaña comercial adecuada a las circunstancias, y para ello, si veis que os queda muy grande, es mejor que contratéis a un especialista, pues si falláis en este punto podréis transmitir una imagen negativa a los clientes o potenciales clientes. Recordad que no cualquiera sirve para vender, y de igual manera la mera posesión de un título técnico o universitario no dice que se sea un profesional; de ahí que en el punto anterior especificaba lo de la experiencia.

  6. Clientes prescindibles

    Cliente es cliente, ¿verdad? Pues va a ser que no. Resulta que hay algunos que pagan mal y tarde, por lo que las cuentas de vuestra empresa pueden verse resentidas. ¿Conviene mantener a este tipo de clientes, aún a sabiendas de que os pueden causar problemas? Prescindid de ellos y buscad clientes más estables.

  7. Made in China

    Fabricar en China puede reducir los costes de operaciones, está claro; pero de igual manera pensad si merece la pena quedar marcados con el “Made in China”. Esto no significa que tenga que ser un mal producto, pues dependerá de vosotros; pero la imagen podrá resentirse dependiendo del sector donde trabajéis. Evaluadlo con un experto en imagen corporativa.

  8. Comentarios en la red

    Debéis tener en cuenta que un cliente insatisfecho no sólo os afectará por su posible perdida, sino que si se pone a colocar comentarios sobre su relación con vosotros en la red podrá afectaros de cara a otros clientes y proveedores. De ahí que debáis cuidar bien a los clientes y hacer todo lo razonablemente posible para mantenerlos contentos. Y si veis que el asunto llega a la red debéis saber cómo contrarrestar su efecto; para ello lo mejor es que os hagáis con los servicios de una agencia de imagen.

  9. Reducción de costes y calidad

    Hay muchos empresarios que únicamente tienen en la cabeza los beneficios, independientemente de qué haya que hacer para conseguirlos. Está bien ampliar los márgenes, pero sólo siendo eficientes y mejorando las ventas; nunca bajando la calidad o alterando la plantilla. Ojo con esto.

  10. Atención al cliente

    Como os comentaba en puntos anteriores resulta vital mantener un servicio de atención al cliente de calidad, teniendo motivados y formados a los empleados; y es que de otra manera espantaréis a los potenciales clientes, a los que ya lo son y a todos los demás.

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.