Aseguran que hubo una falta total de transparencia en la operación

Los minoritarios de Zinkia denuncian irregularidades en la venta de Cake

Los accionistas minoritarios de Zinkia, la empresa creadora de Pocoyó, han presentado un escrito en el Juzgado Mercantil número 8 de Madrid denunciando irregularidades en la venta del 51 % de la participación que la empresa tenía en Cake Entertaiment por 633.000 euros (500.344 libras).

Los minoritarios de Zinkia denuncian irregularidades en la venta de CakeLos minoritarios de Zinkia denuncian irregularidades en la venta de Cake
  • linkedin
  • google+

Los accionistas minoritarios de la compañía aseguran que ha existido una total falta de transparencia acerca del proceso de venta, tanto con respecto al resto de socios como hacia el propio mercado. Por ello, tienen intención de plantear sus quejas ante la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) y el Mercado Alternativo Bursátil (MAB) para evitar que se repita un caso como el de Gowex debido a los fallos del sistema de control.

De hecho, añaden en un comunicado, en ningún momento se informó de la operación de venta mediante un hecho relevante, a pesar de su trascendencia y de que en ese momento la adquisición se presentó como un elemento clave para el desarrollo futuro de la empresa.

Asimismo, dichos accionistas se muestran sorprendidos de que esta operación cuente con el visto bueno de la administración concursal que, según ellos, consideró que el importe de la negociación era el menos perjudicial para los acreedores de Zinkia.

De acuerdo con el informe del administrador concursal sobre la venta, el precio de compra de la participación de Zinkia en Cake en 2011 fue de 790.500 libras esterlinas, con un valor de 989.158,3 euros, por lo que la venta supondría unas minusvalías para Zinkia de 355.000 euros.

Por otro lado, los minoritarios aseguran que esta operación no fue aprobada por la junta general de accionistas de la productora del pasado 26 de junio, a pesar de ser conocida por el presidente de Zinkia, José María Castillejo, desde principios de año. Por ello, entienden que la omisión puede dar lugar a la declaración de nulidad de pleno derecho de cualquier acción que se lleve a cabo sin contar con dicha autorización.

Asimismo, según se desprende del informe del administrador concursal sobre la operación, la venta de este activo no es consecuencia de un acuerdo, sino que se produce a instancias de los accionistas minoritarios de Cake, que solicitan la ejecución de una cláusula por la cual alegan "diferencias irreconciliables con Zinkia en la gestión de la compañía".

A partir de esta cláusula, se acogen a la posibilidad de poder comprar el 100 % de las acciones, derecho que Zinkia no ha podido ejercitar por hallarse en situación de concurso de acreedores.

Para estos accionistas, esta es una prueba más del "interés del presidente de Zinkia por anteponer sus intereses personales a los de la compañía".

"No en vano, en la última Junta General de accionistas, José María Castillejo no informó de esta operación y, sin embargo, sí que aprobó con su propios votos el pago de una retribución al consejo (compuesto por él mismo, su sociedad patrimonial y otro consejero más) de 400.000 euros, a pesar de las pérdidas de más de un millón de euros y de estar en concurso", añaden.