CvBan cambia de nombre para operar plenamente como una asociación nacional

Los business angels valencianos ahora son BigBan

“Había inversores que no se integraban en CvBan (Comunidad Valenciana Business Angels) porque les chirriaba el nombre. La motivación de cambiar el nombre por el de BigBan es intentar replicar el modelo que llevamos aplicando durante cuatro años en la Comunidad Valenciana, y que hemos visto que funciona”, explica Pedro Bisbal, director de la asociación de business angels, sobre el cambio de nombre de la organización. 

Los inversores valencianos pasan a llamarse BigBan para expandirseLos inversores valencianos pasan a llamarse BigBan para expandirse
  • linkedin
  • google+


“La idea es romper con la limitación, aunque realmente ya estábamos operando con proyectos de toda la geografía. Con el cambio de nombre ya no tenemos ninguna connotación ni limitación autonómica”, continúa Bisbal, quien desde la dirección de BigBan está haciendo un esfuerzo por integrar a cada vez más operadores de todo el territorio nacional.



Bisbal asegura que desde la asociación que él representa siempre han intentado canalizar los mejores proyectos, independientemente de su procedencia, aunque sí es cierto que al estar ubicados en la Comunidad Valenciana, el gran volumen de proyectos y de inversores eran de la región.



Llegados a este punto y después de cuatro provechosos años, CvBan quiere entrar en una nueva dimensión, manteniendo siempre su seña de identidad y su modelo, que tan buenos frutos les ha dado hasta la fecha.



La idea es generar una asociación bien robusta de inversores privados de proximidad con los tres aspectos críticos que trabajamos: representar y aglutinar al colectivo, formar a las dos partes - emprendedores e inversores – y generar la unión, las conexiones entre las dos partes”, apunta Bisbal, quien resalta la importancia de aportar valor a los socios (business angels individuales, redes o family office) con su planteamiento.  



Socios



Para ser socio de BigBan, lo principal es “tener voluntad por conocer proyectos innovadores, disfrutar del proceso y que le apasione el mundo de la empresa. A partir de ese momento, nosotros identificamos si realmente tiene un perfil de inversor privado.



Bien porque ya haya acometido inversiones, bien porque tenga voluntad por invertir o bien porque quiera conocer cómo funciona el sector, nosotros lo incorporamos dentro de nuestro universo de potenciales inversores, a los que les une la misma inquietud, que es tomar parte en proyectos innovadores”, señala Bisbal.



Por otro lado, nuestro interlocutor insiste en la transparencia de la asociación, que pone todos los proyectos a disposición de todos los socios, independientemente de los perfiles inversionistas que éstos tengan, sin hacer ninguna discriminación.



“Sin embargo, sí es cierto que una vez que los proyectos están disponibles en nuestra plataforma de gestión, nosotros podamos identificar inversores específicos para ponerlos en contacto con los emprendedores en cuestión, pero desde el momento que han sido accesibles a todo el mundo.



Por ejemplo, si nos entra un proyecto biotecnológico y nosotros tenemos inversores biotecnológicos, pues lo que hacemos es ponerles en contacto. Pero siempre después de que el proyecto haya estado disponible para todos los socios”, explica Bisbal.



Asimismo, todos los socios dispondrán de diferentes servicios, como vehículos de coinversión (The Road Project, Bigban Shuttle Funding), formación específica, o pequeños núcleos de inversores analistas de proyectos.



“En definitiva, lo que intentamos es generar valor a todos los socios”, incide Bisbal.



Emprendedores



“Los proyectos nos entran, los buscamos y los generan nuestros propios socios. Hay veces que monitorizamos alguno proyecto que vemos que pueda tener sentido, que nos gusta y lo integramos dentro de la propia plataforma”, añade Bisbal, quien asegura que cuando los emprendedores son conscientes de que más de 220 potenciales inversores están integrados en BigBan, estos no dudan en acudir a ellos.



En lo que se refiere a la selección de los proyectos, Bisbal nos describe el proceso que éstos deben seguir.



“A los proyectos que llegan les aplicamos una especie de test de estrés para ver si encajan o no en el colectivo. Si encajan y entendemos que son susceptible de ser invertidos, lo que hacemos es enviarles un modelo de resumen ejecutivo para que los emprendedores lo rellenen. Nosotros tenemos que homogeneizar la información. No podemos recibir un business plan de 500 hojas.



Este resumen ejecutivo es un documento de siete hojas, pensado para que en este espacio el emprendedor consiga que el inversor privado muestre interés, y levante el teléfono para mantener una reunión”, señala Bisbal.