Los hermanos Dassler: el éxito empresarial de los fundadores de Adidas y Puma

Las marcas que ellos fundaron actualmente facturan millones de euros y cuentan con un gran número de seguidores que las llevan para emular a sus ídolos deportivos. Los dos alemanes eran hijos de un zapatero llamado Christoph y fueron afines al partido nazi, comenzando juntos su carrera en el mundo empresarial.

Los hermanos Dassler: el éxito empresarial de los fundadores de Adidas y PumaLos hermanos Dassler: el éxito empresarial de los fundadores de Adidas y Puma
  • linkedin
  • google+

Adidas comenzó en una cocina

El joven Adolf Dassler (Adi) realmente era panadero de profesión, aunque comenzó a fabricar su propio calzado deportivo en la cocina de su madre, una vez de vuelta de la Primera Guerra Mundial. Su apodo y la primera sílaba de su apellido se unieron en Adidas para bautizar a su empresa. En 1924 su hermano Rudolf se unió al proyecto.

Dos años después, en 1926, los hermanos Adolf y Rudolf fabricaban zapatillas y pantuflas para estar por casa sin marca alguna.  Además, sumaron la fabricación de calzado con clavos para los que eran aficionados a correr al aire libre en el duro invierno alemán. Una gran calidad en los materiales fabricados y buena resistencia eran los ingredientes de su éxito, la fama llegó hasta Josef Waitzer, que era en aquel entonces el entrenador del equipo alemán de atletismo.

Jesse Owens batió todos los records con sus zapatillas

Adi era el diseñador introvertido y Rudolf un gran comercial, por lo que tardaron poco en comercializar a un gran número de atletas sus productos en la villa olímpica de los juegos de Berlín en 1936. La llegada del nazismo, del que eran seguidores les reportó ventajas económicas, ya que el deporte era potenciado por el régimen para mostrar al resto del mundo la supuesta supremacía aria.

En aquellos juegos, sin embargo, no fue un ario el protagonista, toda la atención y las medallas fueron para Jesse Owens, cuatro medallas de oro que contaron con un secreto, las zapatillas que usaba el atleta norteamericano eran las zapatillas de clavos de Adi Dassler. Aunque todo parecía ir sobre ruedas, el clima se empezó a enrarecer durante la II Guerra Mundial, ya que la fábrica por órdenes del III Reich pasó a ser un taller de tanques y de repuestos para armamento.

Adi tuvo suerte y se libró de ir al frente, ya que era el que gestionaba la empresa pese al cambio de rumbo. Rudolf apasionado defensor del nazismo y espía de las SS no dudó en escribir una carta a su hermano en la que criticaba que no se hubiera unido al ejército para luchar por su país. La situación al terminar la guerra era insostenible, por lo que Rudolf deja la empresa y crea la suya, Puma.

Una lucha entre hermanos sin final feliz

Este fue el comienzo de una lucha comercial sin escrúpulos y que pasó a hijos y luego a nietos. Una historia curiosa en la que unos hermanos crearon dos enormes empresas de calzado deportivo y murieron sin haberse reconciliado, con un odio que continua en la familia casi como si de una herencia se tratase. Dos de las marcas más famosas del mundo y con un mismo origen, la enemistad entre dos hermanos.

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.