Los errores que debes evitar si deseas ser un buen líder

Ser un buen líder no es lo mismo que ser un buen jefe. Un líder no da órdenes, sino que trabaja con su equipo codo con codo, se involucra para el logro de un objetivo común y sabe motivarse y transmitir esa motivación a las personas que trabajan con él.

Los errores que debes evitar si deseas ser un buen líderLos errores que debes evitar si deseas ser un buen líder
  • linkedin
  • google+

Como líder se deben evitar determinadas actitudes y acciones que pueden afectar de modo negativo al liderazgo y a la cohesión del equipo que se lidera.

No saber qué hace cada persona

Lo primero que debes hacer cuando ocupas un puesto de liderazgo es conocer con precisión quién es y qué hace cada persona de la organización o del equipo que lideras. Haz averiguaciones, pregunta e infórmate y, si es posible, reúnete con cada persona para crear confianza.

No tener una comunicación fluida

La comunicación fluida con el equipo es la base de cualquier liderazgo. Si te encierras en tu despacho, no hablas con nadie y solo sales para dar órdenes, el equipo que esté a tu cargo no tendrá una comunicación fluida contigo y será muy complicado conocer sus opiniones y tenerlas en cuenta.

Pensar que se es un líder desde el principio

Un líder no se convierte en líder porque le hayan ascendido en la empresa, sino porque tiene unas cualidades con las que logrará unos resultados y ese esfuerzo junto con la consecución de objetivos convertirán a esa persona en un líder.

No reconocer el trabajo

Si una persona de tu equipo o tu equipo al completo hace un buen trabajo y no lo reconoces, surgirá la desmotivación porque se sentirán poco valorados. Cada vez que tu equipo haga un buen trabajo reconócelo, envía mensajes de ánimo, da la enhorabuena en público, prémiales.

Tomar decisiones sin tener en cuenta al equipo

Una de las formas más importantes de involucrar a las personas para conseguir alcanzar un objetivo común es tener en cuenta las opiniones de la gente a la hora de tomar decisiones. Si tu equipo trabaja en un proyecto y debéis tomar decisiones que van a afectar a ese proyecto, lo mejor es reunir al equipo y que cada persona exponga su punto de vista. De esta forma cada uno se sentirá valorado y tenido en cuenta y su sentido de pertenencia al equipo se verá reforzado.

Imponer y no negociar

Un buen líder no impone sus opiniones, sino que negocia con sus empleados las cuestiones que surjan, de forma que cada uno pueda exponer su postura y sea escuchado de forma activa. Si tratas de imponer tu opinión se creará un mal ambiente de trabajo que afectará al equipo y a su productividad.

Desconocer las habilidades de cada persona

Una de las cualidades más importante de un líder es saber cuáles son las habilidades de cada persona, qué es lo que hace mejor y esto se complementa con la necesidad de saber detectar a otros líderes.

Si conocemos las habilidades de las personas que forman parte del equipo les podremos asignar tareas conforme a esas habilidades y que además sean un reto, lo que aumentará la motivación por el trabajo.

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.