Entrevista a Antonio Manzanera, economista y autor del libro “Los 10 mandamientos del emprendedor”

“Los enemigos del emprendedor son los socios y la administración”

¿Por qué cierran las empresas y cómo evitarlo?, ¿cómo evitar problemas con los socios?,¿cómo lidiar con la Administración Pública? Estas son algunas de las cuestiones que Antonio Manzanera resuelve en su último libro "Los 10 mandamientos del emprendedor". ¡Vamos a conocerlos! 

Entrevista a Antonio Manzanera, economista y autor del libro “Los 10 mandamientos del emprendedor”Los 10 mandamientos del emprendedor es el último libro publicado por el economista Antonio Manzanera
  • linkedin
  • google+

¿A qué te dedicas Antonio?

Soy economista y trabajo para la Administración Publica. En la actualidad, formo parte de Savior portado_diez_mandamientos.jpgVenture Capital facilitando el emprendimiento desde la universidad, en concreto de la Universidad Europea de Madrid. También soy inversor privado.

¿Cuándo tienes un primer contacto con el mundo del emprendimiento?

A través de las inversiones que hemos hecho desde Savior Venture Capital nos hemos ido integrando dentro de los equipos fundadores de las empresas. Esta actividad la empezamos en el año 2006 siempre con empresas en fases tempranas.

Como autor del libro “Los 10 mandamientos del emprendedor”, ¿qué fue lo que te inspiró para tratar de ayudar a los emprendedores?

Este libro es continuación de otro que publiqué en 2010 llamado “Finanzas para emprendedores”, donde hablaba únicamente de la búsqueda de financiación. A lo largo del trabajo que he ido realizando en estos años con los emprendedores pensé en hacer la segunda parte, y de ahí salió la idea.

Este libro se trata de una guía sobre aquellos errores de los emprendedores que han llevado al cierre empresarial de sus negocios. Con mi experiencia de estos años trabajando con emprendedores surgieron los 10 mandamientos del emprendedor.

Hablando de los mandamientos, ¿Cuáles serían los 10 que propones en tu libro?

Dar prioridad a la caja: para las empresas grandes, la métrica fundamental es la rentabilidad. Para una empresa de recién creación, la rentabilidad no tiene ningún sentido, el objetivo del emprendedor es la solvencia, porque sin solvencia entras en concurso y se te cierra la empresa. Dar prioridad a la caja significa estar con el punto de mira constantemente para evitar que la empresa caiga en un concurso.

No espantes a los inversores: hay algunos errores que se cometen durante el planteamiento de la operación de inversión y en este punto es donde los explico en mi libro.

No regales acciones ni mates a los socios: aquí el problema que tenemos es que la legislación mercantil española tiene sus ventajas y sus inconvenientes. Dentro de los inconvenientes y sobretodo en las SL, hay ciertas rigideces que pueden hacer que la empresa llega a una situación de bloqueo administrativo. En este punto hablo de cuales son algunos errores o trampas que te puede vender la legislación y cómo evitar los problemas en ese sentido.

No le des la espalda a la administración pública: los dos grandes enemigos del emprendedor son los socios y la administración. Una de las cosas que un emprendedor necesita para empezar es un gestor para poderse defender de todo el papeleo que le viene. En este capítulo hablo de las subvenciones, del IVA y de la burocracia.

Crea empleo bajo tu propia responsabilidad: el emprendedor ni puede ni debe crear empleo, porque no tiene liquidez y, aun pudiendo, lo suyo sería que no lo intentase. En el libro demuestro con técnicas financieras, la razón de todo esto.

Selecciona a tus clientes y evita la morralla: hay que determinados clientes que pueden darnos márgenes bajos comerciales y que luego nos pagan a muy largo plazo, eso son los clientes “morralla”. Una empresa grande se los puede permitir, pero una pyme puede tener muchas complicaciones.

Tapia el almacén: los emprendedores tienen una visión idílica del almacén, porque les pueden servir para reducir los plazos de fabricación o producción además de para dar un mejor servicio postventa. El problema es que el almacén tiene un coste para el emprendedor excesivamente alto porque lo está financiando con un capital que tiene un coste muy alto.

No malgastes dinero en patentes y demás zarandajas: esto está especialmente dedicado a emprendedores de base tecnológica. La protección industrial es absolutamente inútil si tú no tienes medios para defenderla y para ello necesitas dinero, por lo tanto, es inútil gastarte un dinero que no tienes en patentes si luego no vas a tener dinero para poder defenderla.

No dejes que el banco destruya tu empresa: aquí aconsejo cómo gestionar el tema de las deudas. Muchas veces viene un emprendedor enfadado porque el banco le ha negado un crédito y yo pienso que eso es una buena noticia. En este capítulo doy una serie de reglas para poder determinar cuándo te pueden endeudar y hasta qué punto te pueden endeudar.