Antonio Catalán, Presidente de la cadena AC Hoteles by Marriot

“Los empresarios somos unos locos perturbados y nos enloquece lo que hacemos”

“Los empresarios somos unos locos perturbados y nos enloquece lo que hacemos”, bromeo Antonio Catalán, Presidente de la cadena AC Hoteles by Marriot, quien ha asegurado que si la crisis se "lo hubiera llevado por delante, hubiera montado otra cadena hotelera".

“Los empresarios somos unos locos perturbados y nos enloquece lo que hacemos”“Los empresarios somos unos locos perturbados y nos enloquece lo que hacemos”
  • linkedin
  • google+

Y no sería la primera vez, ya que este licenciado en Empresariales fue también el fundador de NH Hoteles, que tras discrepancias con la administración del grupo lo acabaría abandonando, para posteriormente levantar una nueva cadena hotelera: AC Hoteles.

Este navarro, nacido en 1948, fundó su primer hotel, el Ciudad de Pamplona, a los 29 años, después de trabajar en un hotel de carretera que fue su "auténtica universidad", ya que tenía una barra que funcionaba los 365 días del año y las 24 horas del día.

Catalán divide su vida en tres etapas desde el punto de vista empresarial, la primera la creación de su primer hotel, la segunda la cadena AC Hoteles y la tercera AC Hoteles by Marriot, de la que hoy es presidente.

Catalán comenta que un día arriesgó todo lo que tenía y puso precio a su cabeza, por lo que decidió vender y volver a empezar, y fundó AC Hoteles, iniciales que corresponden al nombre de sus tres hijas Alicia, Alejandra y Carlota.

Este empresario ya supo reinventarse en su día y con la crisis asegura haberlo vuelto a hacer, porque en su opinión "de esta situación se sale, sólo que lo que era válido en 2007 no lo volverá a ser más".

Para Catalán, además de saber adaptarse a los diferentes tiempos es secreto del éxito radica en el esfuerzo, sin el que el trabajo no tiene sentido.

Antes de la crisis este grupo vivió "una época gloriosa" en la que abrían un hotel cada tres semanas y "se tenía todo muy estudiado", señala pero que 2009 fue un "absoluto drama" porque las cosas empezaron a ir "mal" y tuvieron que "volver a empezar y a darle la vuelta a todo".

Observaron que los clientes fueron los primeros que con la crisis habían cambiado, por lo que se empezó a cambiar la gestión y la forma de hacer las cosas y consiguieron doblar los resultados de los beneficios al año siguiente.

En 2010 inició una nueva etapa de la mano de la cadena Marriot Internacional, formando el grupo AC Hoteles by Marriot, y "a partir de 2012 empezaron a mejorar las cosas", afirma.

Desde su experiencia profesional, asegura que "las cosas tienen que mejorar" y que el problema es que "hay un exceso de oferta en muchas ciudades, por lo que hay que ser más exigente con el producto".

"Tenemos que preservar el espíritu de calidad y España tiene grandes ventajas como el clima, la cultura, una moneda única, la seguridad jurídica, la seguridad sanitaria y las infraestructuras".

Este veterano empresario recomienda que lo fundamental es proteger el precio y mejorar la calidad porque los hoteleros españoles son "los amos en el sector".

Lo que hace falta es "salir fuera y hacer cosas imaginativas con poco dinero, porque recursos no hay"