España será la sede de la primera edición del European 3D Printing Summit

Los diez principios de las impresoras 3D

Las impresoras 3D representan una gran oportunidad tanto para empresarios como para consumidores, sin embargo, para Hod Lipson, ingeniero en robótica y director del Cornell University's Creative Machines Lab (CCML), esta tecnología también conlleva peligros, y es que por ejemplo ya es posible imprimirte tus propias armas de fuego.

Los diez principios de las impresoras 3DImpresora 3D Market Bot
  • linkedin
  • google+

Principio 1: La complejidad es gratis

En la industria tradicional, cuanto más complicada es la forma de un objeto, más cuesta de hacer, mientras que con una impresora 3D, la complejidad vale lo mismo que la sencillez. Fabricar y ornamentar formas complicadas no requieren ni más tiempo, ni más dinero, ni mejores habilidades que imprimir un simple cubo. La complejidad “gratuita” va a romper con los modelos tradicionales de fijación de precios, cambiando la manera de calcular el coste de producción.

Principio 2: La variedad es gratis

Una sola impresora 3D puede imprimir objetos con muchas formas diferentes. Como si se tratara de un artista, una impresora 3D puede dar una nueva forma cada vez que imprime. La maquinas industriales tradicionales están mucho más limitadas, ya que sólo pueden fabricar dentro de un corto rango de formas.

Asimismo, esta nueva tecnología evitaría eventuales gastos en formación – en caso de que la fabricación la hiciera un humano – así como nuevo equipamiento para adaptar las antiguas máquinas. Una impresora 3D sólo necesita un modelo digital diferente y un nuevo cartucho de materia prima.

Principio 3: No necesita ensamblaje

Mientras que una impresora 3D es capaz de fabricar y acoplar a la vez las diferentes partes de un producto, la cadena de producción industrial actual requiere de diferentes y largos procesos antes de alumbrar el resultado final – primero se fabrican las piezas y luego se ensamblan, dos procesos que pueden ocurrir incluso en continentes diferentes-.

Cuantas más partes tiene un producto, más se tarda en montar y más caro se vuelve. Al imprimir por capas, una impresora 3D puede imprimir una puerta y adjuntarle las bisagras al mismo tiempo, sin necesidad de tener que ensamblarlas posteriormente. Reducir el ensamblaje recortará la cadena de suministros, ahorrando dinero, trabajo, y tiempo, además de reducir la contaminación.

Principio 4: Tiempo de espera cero

Una impresora 3D fabrica bajo demanda, por lo tanto ya no es necesario tener productos en stock, ahorrando en espacio. También se podría ahorrar en tiempo y dinero si se imprimieran los productos en algún punto cercano, en lugar de mandarlos fabricar en países lejanos.

Principio 5: Diseños infinitos

Las tecnologías tradicionales de producción, así como los propios artistas tienen un repertorio limitado de diseños, condicionados por sus herramientas de trabajo. Por ejemplo, un torno de madera tradicional sólo puede hacer los objetos redondos, o una máquina de hacer moldes sólo puede crear formas con volumen. Una impresora 3D suprime estas barreras, abriendo un vasto horizonte de diseños. Esta impresora podrá reproducir formas hasta ahora sólo posibles en la naturaleza.

Principio 6: Cero habilidades

Mientras que artesanos y máquinas convencionales necesitan de ciertas habilidades para producir, una impresora 3D recibe la mayoría de sus órdenes de un archivo de diseño. La producción que no requiere de habilidades concretas abre nuevas vías de negocios, al permitir fabricar en lugares remotos en circunstancias extremas.

Principio 7: Producción compacta y portable

Por tamaño de producto, una impresora 3D tiene mayor capacidad de producción que una máquina industrial tradicional. Por ejemplo, las máquinas de moldeo por inyección solo pueden fabricar objetos sensiblemente más pequeños que ellas mismas, mientras que una impresora 3D puede fabricar objetos tan grandes como su lecho de impresión. Y si la impresora está configurada para que su aparato de impresión tenga movilidad libre, podrá fabricar objetos más grandes que ella misma.

Principio 8: Menos pérdidas por producto

Las impresoras 3D que trabajan con metal, crean menos desperdicios que las máquinas industriales tradicionales, ya que éstas desechan hasta el 90% de la materia utilizada. Estas impresoras permiten no solo ahorran material, sino también ser más ecológicas.

Principio 9: Infinitas combinaciones de materiales

Con el desarrollo de las impresoras 3D hemos ganado la capacidad de mezclar y combinar diferentes materiales, favoreciendo la aparición de materiales inexplorados de propiedades desconocidas.

Principio 10: Réplicas precisas

Un archivo digital de música puede ser copiado infinidad de veces sin que éste pierda calidad de audio. En el futuro, la impresión en 3D permitirá extender esta precisión al mundo de los objetos físicos. La combinación del escáner con la impresión en 3D permitirá cambios de estado de alta resolución entre el mundo físico y el digital. Escanearemos, editaremos y duplicaremos objetos para crear réplicas exactas, pudiendo incluso mejorar el original.  

Por otro lado, recordar que España será la sede del European 3D Printing Summit, la primera cumbre internacional de tecnología 3D, que durante los días 19 y 20 de noviembre reunirá en Madrid a los mayores especialistas del mundo en esta materia.