Los costes del Mundial de Rusia de fútbol

¿Les merece la pena a los rusos de a pie este evento deportivo?

Los costes del Mundial de Rusia de fútbolLos costes del Mundial de Rusia de fútbol
  • linkedin
  • google+

Rusia y en particular Moscú, tienen problemas a la hora de costear la copa de fútbol de 2018. El truco para poder organizar eventos de esta categoría es usar fondos privados y tener en mente la renovación.

Celebrar unos Juegos Olímpicos o la Copa del Mundo del fútbol no debe de ser un desastre, pero esto podría ocurrir con el Mundial de Fútbol de 2018. Existen dos puntos simples, pero realmente importantes para organizar eventos deportivos de éxito, uno ex compartir los costes siempre que sea posible con el sector privado y usar el evento para que se impulse la economía local, aquí podemos decir que Rusia no está siguiendo ninguna de estas vías.

Rusia empecinada en cometer errores

Por el momento el coste es bastante elevado para los estándares que tienen este tipo de eventos deportivos. Las últimas previsiones dicen que Rusia espera gastarse 8.500 millones de euros, menos que los 9.800 millones que se gastaron en Brasil 2014, pero más de 2.700 millones de euros más de lo gastado por Sudáfrica y Alemania en los anteriores torneos.

La mayor parte del gasto es del estado, esperándose que solo una parte provenga de fondos privados. En los Juegos Olímpicos de Barcelona más de la mitad de los gastos los sufragó la inversión privada. Estos fondos se están usando para poder construir los estadios por todo el país, aunque no queda claro que esto vaya a ayudar a que mejore la economía local.

Si echamos la vista atrás, por ejemplo, los Juegos Olímpicos de Sochi de 2014 costaron 51.000 millones de dólares y el valor de relaciones públicas que pudieran tener fue ensombrecida por el conflicto de Crimea del Vladimir Putin y unas obras que sin duda alguna afectaron al medio ambiente de la zona.

El precio del petróleo se ha ido reduciendo a la mitad desde 2014 y la OCDE ha previsto que el crecimiento del PIB ruso alcanzará solo un 0,5% en 2017. Como es normal, es posible que los votantes rusos se pregunten en estos días si va a merecer la pena el sacrificio de su borsch o la típica sopa del país por algunos partidos de fútbol.

Parece que en Rusia nada cambia y estas oportunidades no sirven demasiado para que mejore nada, bueno, sí, los estadios de fútbol, pero si algo necesita Rusia es un crecimiento y potenciación del país que ayude a que realmente exista una clase media y no las diferencias entre estratos sociales que se siguen viendo actualmente.

 

 

 

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.