La compañía busca amortizar el grueso de un préstamo de 1.390 millones de euros

Los bancos dan margen a Koplowitz para negociar con Slim

Buenas noticias para la accionista principal de FCC, Esther Koplowitz, que podrá contar con margen por parte de sus bancos acreedores para poder finalizar su sonado acuerdo con Carlos Slim, quién podría entrar a formar parte del capital del grupo de construcción y servicios con la figura de socio de referencia. 

La compañía busca amortizar el grueso de un préstamo de 1.390 millones de euros Esther Koplowit cuenta con margen de sus bancos acreedores para finalizar un acuerdo con Slim
  • linkedin
  • google+

Los bancos con los que la empresaria recientemente alcanzó un acuerdo para refinanciar su deuda personal, la vinculada a su inversión en FCC, atenderán a que Koplowitz concluya el acuerdo con el socio "que se encuentra en su tramo final", según indican a Europa Press en fuentes del sector.

Koplowitz negocia en exclusiva con Carlos Slim venderle los derechos que corresponden a la empresa en la ampliación de capital de 1.000 millones de euros que realizará FCC, en función de la participación del 50,1% que actualmente tiene en el grupo.

En virtud de este acuerdo, Slim se haría con una participación de alrededor del 25% de FCC y se convertiría en socio de referencia de la compañía. De su lado, la empresaria diluiría su participación en el grupo de construcción y servicios hasta el entorno también del 25%.

Esther Koplowitz debe vender los derechos que le corresponden en la ampliación del grupo para cumplir con lo acordado con sus bancos en el acuerdo que cerró recientemente para reestructurar y atender su deuda personal.

En un primer momento, la empresaria emprendió conversaciones exclusivas en este sentido con el inversor George Soros, que finalmente concluyeron sin acuerdo, con lo que la empresaria emprendió una nueva ronda de contactos con Slim.

De su lado, con la ampliación de capital, FCC busca recapitalizarse y recortar su endeudamiento para, junto con la culminación de su plan de saneamiento, poder arrancar en 2015 una nueva etapa con una nueva estrategia.

En concreto, la compañía busca amortizar el grueso de un préstamo de 1.390 millones de euros que le genera un elevo y creciente tipo de interés (del 11% que paulatinamente se elevará hasta el 16%) y que en 2018 otorga a los bancos acreedores la posibilidad de capitalizarlo.