Los autónomos en España y en Europa

En los últimos años, para muchas personas, la solución para encontrar un trabajo ha sido establecerse como autónomos. De esa forma, ha aumentado el número de autónomos en España.

Los autónomos en España y en EuropaLos autónomos en España y en Europa
  • linkedin
  • google+


Ser autónomo no es fácil, a parte del esfuerzo que supone trabajar por cuenta propia, al ser autónomos tenemos que hacer frente a una gran cantidad de gastos.



La situación en España para los autónomos es complicada y si se compara con Europa en algunos casos es bastante mala.



Por lo tanto, vamos a comparar algunos aspectos que afectan a los autónomos y el tratamiento que reciben en otros países de Europa.



Número de autónomos.



En la Unión Europea en el mes de octubre de 2014 existían 23.675.000 trabajadores autónomos sin asalariados, según Eurostat.



En España los autónomos son 2.066.400 según la Unión de Profesionales y Trabajadores autónomos, en los dos primeros trimestres de 2014.



Cuota de autónomo. Jubilación y paro.



Los dos principales gastos a los que tiene que hacer frente un autónomo en España son las cuotas de la Seguridad Social y los impuestos.



Cuando nos damos de alta en la Seguridad Social como autónomos en España, tenemos que elegir entre la base de cotización mínima (884,4 euros) y la máxima (3.606 euros), lo que supone una cuota mensual a abonar de 264 euros hasta 1.075 euros.



El pago de esas cuotas cubre sólo la prestación por incapacidad temporal por enfermedad común (por ejemplo, una gripe). Pero para tener cobertura en caso de accidentes laborales, enfermedades profesionales o cese de actividad (lo equivalente al paro) la cuota aumenta.



En el año 2013 el gobierno aprobó la tarifa plana para autónomos para menores de 30 años. Posteriormente, la tarifa plana se extendió a todos los nuevos autónomos, aunque la duración de la rebaja en la cuota es diferente.



En diciembre de 2014 la revista Forbes publicó una interesante comparativa de la situación de los autónomos en varios países de la unión europea. Os detallamos algunos datos de ese estudio:



Reino Unido: Cuota fija: 13 / 58 euros. No se realizan declaraciones trimestrales de IVA. Se paga al final del ciclo fiscal dependiendo de los ingresos.



Portugal. Cuota: ninguna. No se paga IVA. Se abona el 24,5% de los ingresos anuales.



Holanda. Cuota: 50 euros anuales. Hay que pagarse un seguro médico (100 euros mensuales). Otros seguros son de carácter opcional.



Francia. Las cuotas dependen de la profesión que se ejerza y de los ingreso. El primer año no se paga nada.





El autónomo tiene derecho a asistencia sanitaria, jubilación, incapacidad temporal y pensiones de viudedad e invalidez.



Alemania. Cuota de 140 euros siempre que se superen los 1.700 euros limpios de ingresos al mes. Hay que pagar un seguro médico (entre 150 y 200 euros).



Italia. Solo se paga en función de los ingresos obtenidos (el 20%).



 



Impuestos.



Los impuestos son uno de los mayores gastos que tiene que abonar un autónomo. Tal y como hemos visto en los datos extraídos del estudio publicado por Forbes, por ejemplo en Portugal los autónomos no pagan IVA sino que abonan un 24.5% de sus ingresos anuales.



En España, los autónomos pagan la cuota de autónomos, según los importes que hemos detallado anteriormente, y además, tienen que hacer declaraciones trimestrales de IVA y de IRPF.



En Holanda, la primera declaración de IRPF se realiza a los cinco años después de darse de alta.



 



Por lo tanto, la situación de los autónomos en España no sólo resulta complicada por el hecho de ser autónomo y trabajar por cuenta propia, sino por las exigencias de pago de la Seguridad Social y de Hacienda, que suponen un gravamen muy importante y a veces, la inexistencia de ingresos.

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.