Abarcas menorquinas, exclusivos pasadores de cabello, sandalias, pulseras, imanes, colgantes

Lluu: Artesanía de la piel con una técnica familiar heredada desde 1965

Abarcas menorquinas, sandalias, exclusivos pasadores de cabello con forma de abarca, pulseras, llaveros, imanes y colgantes de piel son algunos de los productos que siguiendo una técnica artesana familiar heredada desde 1965 elabora Antonio Sastre Seguí, propietario de Lluu.

Lluu: Artesanía de la piel  con una técnica familiar heredada desde 1965Lluu: Artesanía de la piel con una técnica familiar heredada desde 1965
  • linkedin
  • google+

Desde la isla de Menorca, Lluu, además de por sus abarcas, colgantes, pulseras y otros accesorios, destaca por la fabricación del complemento que origino la marca y que es su buque insignia, su exclusivo pasador para el cabello en forma de abarca, que según su propietario ”aporta al extenso mundo femenino del cuidado y la belleza capilar, una nueva presentación de sus peinados y diseños”.

Este invento 'made in Menorca', pionero en la bisutería menorquina en los años 50, fue diseñado por Lluu, que en aquellos tiempos era conocida con el nombre de Bipell. En la actualidad y siguiendo la tradición, continua presentando su exclusivo pasador en concursos internacionales de inventos y accesorios.

En la misma línea, Antonio Sastre participa y ha ganado premios con “su pasador para el cabello”, en certámenes nacionales e internacionales, como las Medallas de Bronce en las ferias “Brussels Innova 2012” y “Inst 2008 Taipei int´l Invention Show &Technomart Taiwan”. Otro de sus productos estrella, realizado de forma artesanal, son las abarcas menorquinas, calzado de cuero tradicional de la isla y una de las formas de calzado más antiguas de la Península.

El material utilizado para la elaboración de su suela era el neumático de caucho, que cuando ya no era utilizable por vehículos, se destinaba para las abarcas. A partir de los años 60, fue transformándose en un calzado de verano para los menorquines y para los turistas que visitaban la isla. En la actualidad, sin olvidar las formas tradicionales, los artesanos se dedican "a innovar con nuevas propuestas, utilizando colores brillantes y alegres adecuados para el verano. Antiguamente, el cuero no era teñido”, señala Antonio Sastre.

Además, añade que han evolucionado con los tiempos y se dedican, principalmente, a la venta online y a aparecer en las redes sociales, “pues con esta nueva forma, muy diferente a la venta en la calle, podemos llegar a un mayor número de personas, y convertir nuestro trabajo, no en estacional, como es ahora".

Con el objetivo de abrir nuevos mercados, Lluu venderá sus productos dentro de muy poco tiempo en Brasil, pues están en negociaciones con un representante de este país, que distribuirá los pasadores exclusivos y las abarcas menorquinas por todo el continente americano.