Los agricultores en pie de guerra contra la actuación de la empresa alemana

Lidl revienta el precio de las clementinas

La cadena alemana de distribución alimentaria Lidl ha iniciado las hostilidades contra los productores de cítricos al presentar en sus supermercados de Holanda una oferta por el kilo de clementinas a 0,69 céntimos, un 23% por debajo del coste económico que entraña el proceso comercial, desde su origen en el campo hasta el punto de venta, anuncian desde Ava-Asaja. 

Lidl vende clementinas a un precio inferior a sus comercialización en el campoLos agricultores la califican de una campaña de marketing abusiva
  • linkedin
  • google+

Esta práctica ha sido considerada como “inaceptable” por la Asociación Valenciana de Agricultores (Ava-Asaja), que según su presidente, Cristobal Aguado, revienta el funcionamiento del mercado y “aboca al desastre la campaña de clementinas”.

El hecho de que las empresas utilicen estas estrategias de marketing tan agresivas “tiene un efecto de contagio inmediato sobre el resto de empresas, que se traduce en una intensa presión a la baja sobre los precios, cuyo principal perjudicado es siempre y, en última instancia, el agricultor”.

La promoción que ha emprendido la firma germana incurre “de lleno” en la llamada venta a pérdida, señala, un práctica prohibida por la legislación de diversos países europeos, entre ellos Alemania, y que utiliza un determinado producto como reclamo para el público, “ofertándolo a precios que se sitúan  por debajo del propio coste comercial que implica hacerlo llegar a los supermercados”.

El responsable de una de las asociaciones que reúne a mayor número de productores de cítricos, indica que lo que está haciendo Lidl es “inadmisible, porque atenta contra la lógica del mercado, a favor de sus propios intereses, llevando a los productores, en el caso de las clementinas, a la ruina”.

Además, consideran que la estrategia de marketing iniciada por Lidl no es fruto de la casualidad, sino que por, el contrario, “se produce en un momento estratégico de la campaña citrícola, justo cuando se inicia la comercialización de la variedad clemenules”. Además, en estas fechas el ritmo de las exportaciones empieza a adquirir una velocidad de crucero, aseguran.

La estrategia de la cadena, es “hundir los precios en origen mediante prácticas abusivas, que se valen de la posición de dominio sobre la cadena agroalimentaria que ocupan a determinadas empresas. En España, a partir del 13 de noviembre hay una oferta anunciada por la firma, de clementinas a ‘0,75 céntimos’, que incurrirá de igual forma en la venta a pérdida.

Si no rectifican, advierte a los responsables de Lidl, desde Ava-Asaja, se verán en la obligación de visitar sus tiendas para pedir las correspondientes explicaciones, “porque no están dispuestos a aceptar estas prácticas, que arruinarán a los citricultores”.