Prevé multiplicar la venta por 12, hasta 160 millones de euros

Lidl quiere disparar la venta de alimentos españoles en 25 países

La cadena de supermercados Lidl ha realizado una apuesta por la gastronomía española al multiplicar por 12 la compra de alimentos españoles, hasta los 160 millones de euros, y por cinco el número de referencias, que venderá en los 25 países europeos en los que celebra la Semana Española.

Lidl quiere disparar la venta de alimentos españoles en 25 paísesLidl quiere disparar la venta de alimentos españoles en 25 países
  • linkedin
  • google+

Así lo ha anunciado el gerente de la división de Lidl España, Daniel Pasquín, durante la presentación de una campaña que les hace pasar de un volumen de compra de 13,6 a 160 millones de euros y de 50 referencias a 225 en 2014, respecto a la campaña de 2013.

Para ello, la compañía ha creado una marca paraguas, "Sol&Mar", con la que la quiere transmitir "no solo los atributos tangibles de los productos españoles, como calidad, sabor y variedad, sino también lo que significa para los españoles sentarse en una mesa a la hora de comer: compartir, conversar, reír, el tapeo, las terrazas al aire libre y las sobremesas interminables.

 

Según asegura, se trata de lograr que el turista que ha visitado España y ha tenido esta experiencia "pueda revivirla" en su país, gracias a las 10.000 tiendas con las que el grupo cuenta en Europa.


Desde la organización han explicado que la primera oleada de este evento se ha organizado entre julio y agosto, según los países, en una decisión pensada para la campaña fuera después de las vacaciones, cuando "el turismo europeo aún tienen fresca la experiencia de sus días en España".

Organizar toda esta maquinaria logística ha sido para Lidl todo un reto, ya que supone la coordinación de 70 proveedores españoles; decenas de miles de palets con mercancías para 25 países; etiquetado diferenciado en idiomas, y la movilización de mil trailers cuando acaben las dos campañas de esta edición.

El modelo logístico de Lidl ha asignado, para lograrlo, un punto de entrega único a cada proveedor y desde éste, la compañía se encarga de la distribución internacional, lo que "facilita al proveedor la labor y reduce los costes logísticos", según Pasquín.

Vinos de denominación de origen, tortilla española, jamón, aceitunas, chorizo, queso, gazpacho y aceite de oliva, así como productos regionales como el mojo canario, el queso de Mahón o el fuet de Vic llegarán a las mesas de 25 países europeos.

Para Pasquin, Lidl busca con la marca "Sol&Mar" un posicionamiento de calidad "premium" y significa un cambio de enfoque que pasa por dejar de vender productos para vender gastronomía, "el placer del buen comer por el que se nos reconoce a los españoles en el mundo entero".

La acogida de los productos españoles en las tiendas europeas de Lidl -en tres días se agotaron los jamones enteros que se pusieron a la venta en Suiza- les ha animado a celebrar a partir de este año dos ediciones de la "Semana Española", lo que "duplicará el impacto que recibe el cliente vinculado a la gastronomía española.

De cara a 2015, Lidl ha aumentado en un 40 % el número de referencias de alimentación y un 150 % el de los vinos presentadas en la exposición de la Semana Española.

"Son los compradores de cada país los que realmente conocen los gustos del consumidor suizo, italiano, alemán o francés", serán quienes realicen la selección final y decidan qué productos se incluyen en la campaña y cuáles no, ha precisado el director general de compras de la firma, Miguel Peraleda.

De hecho las elevadas peticiones de algunos productos llevaron a muchos proveedores, como Cárnicas Villar, que suministra el jamón, a pedir varias veces la confirmación del pedido por si era un error.

Lidl España factura cerca de 2.500 millones, prevé invertir en ese mercado 180 millones este año y acumula una inversión de más de mil millones en el periodo 2008-2014.

Al margen de las compras de alimentos españoles que Lidl organiza para los países europeos en los que está presente (26, incluido España), en 2013 la cadena compró al sector agroalimentario español mercancía por valor de más de 3.000 millones de euros, de los que unos 1.500 millones se destinaron a la exportación.

Lidl es el primer comprador de la huerta española y en 2013 adquirió más de un millón de toneladas de frutas y hortalizas, lo que supone el 6 % de la producción total española.