Las corporaciones deben decidir sus estrategias para afrontar los cambios de la digitalización

Las seis decisiones sobre el negocio digital que deberá tomar tu empresa

La digitalización de la economía está generando oportunidades y riesgos para las empresas. Este proceso afecta a sectores de todos los ámbitos y afecta a todas las empresas, que en el futuro cercano deberán afrontar seis decisiones básicas sobre sus negocios y el mundo digital.

Las seis decisiones sobre el negocio digital que deberá tomar tu empresaLas seis decisiones sobre el negocio digital que deberá tomar tu empresa
  • linkedin
  • google+


McKinsey ha publicado el informe ‘Strategic principles for competing in the digital age’, donde se exponen las oportunidades y riesgos para los negocios de estas nuevas tecnologías. Fruto de ese análisis aparecen seis decisiones que toda empresa deberá tomar en el futuro cercano para hacer frente a esa nueva realidad. Estas son las determinaciones a que, según McKinsey, deben enfrentarse los negocios:
 



  1. Comprar o vender negocios. El crecimiento y la rentabilidad de algunos negocios se vuelven menos atractivos en el mundo digital y las capacidades necesarias se transforman, por lo que las carteras de negocios dentro de las empresas tendrán que alterarse. Empresas como Tesco están realizando adquisiciones para competir en nuevos nichos, mientras que empresas que no tienen suficiente escala o esperan reducciones de negocio por la competencia digital deben considerar deshacerse de determinadas áreas de negocio.
     

  2. Liderar a tus clientes o seguirles. Las empresas asentadas en un sector deben decidir si quieren liderar la transformación de sus industrias hacia el canal digital. Sin embargo, existe riesgo de canibalizar los productos y erosionar los márgenes del negocio tradicional, por lo que no es una decisión fácil.
     

  3. Competir o cooperar con los nuevos atacantes. Las empresas asentadas en un sector pueden neutralizar a los nuevos competidores construyendo ‘copias’ de los nuevos modelos de negocio o, incluso, comprando a los competidores. Sin embargo, cooperar con algunos de estos nuevos negocios puede llegar a tener más sentido.
     

  4. Diversificar o enfocarse en las iniciativas digitales. Conforme crecen las oportunidades en el mundo digital, las empresas deben decidir cuáles son sus apuestas en este ámbito. Algunas compañías sienten la tentación de invertir un poco en muchos proyectos –que a veces no reciben suficientes fondos para crear barreras de entrada-. Una respuesta es actuar como un fondo de capital riesgo, aportando fondos para iniciar muchos proyectos pero siendo disciplinado para eliminar aquellos que no demuestran ‘tracción’.
     

  5. Mantener tus negocios digitales separados o integrarlos. Integrar las operaciones digitales con las tradicionales de la compañía puede ser una gran fuente de ventajas competitivas, pero esta política puede dificultar atraer y mantener el nuevo talento digital –por los choques culturales- y generar luchas entre los líderes del negocio digital y de las operaciones tradicionales.
     

  6. Delegar o gestionar tu agenda digital. ¿Debe el CEO llevar personalmente la agenda digital de la compañía o debe delegar en un responsable de negocio digital? La respuesta probablemente dependerá de si la digitalización está entre las tres primeras prioridades de la empresa.