La larga vida de las pastillas Juanola

Con su vocación y su lema “Curan la tos, aclaran la voz y refrescan la boca”, Juanola son las pastillas de regaliz más conocidas, unas pastillas que han gozado y gozan de una larga vida, estando muy cerca hoy en día de cumplir los 110 años en el mercado.

La larga vida de las pastillas JuanolaLa larga vida de las pastillas Juanola
  • linkedin
  • google+

Manuel Juanola Reixach fue quien tuvo la idea de producir y comercializar estas famosas pastillas para calmar la tos y aclarar la garganta. Manuel, un farmacéutico del barrio de Gràcia las sacó a la luz en 1906, gracias a una fórmula que él mismo había desarrollado y en la que se incluía: extracto de regaliz, mentol, eucalipto, fécula de maíz y otros aceites esenciales.

Este fórmula original de 1906 ha permanecido inmutable hasta llegar al día de hoy, cuando aún se venden estas pastillas, de las que salen al mercado cuatro millones de unidades anualmente.

La fórmula de Manuel tuvo éxito muy rápidamente, y solo un año después de salir al mercado, el farmacéutico ya vendía unas 100.000 unidades de su producto. Lo más característico de estas pastillas es su forma, un rombo irregular cuya forma tampoco ha variado en absoluto durante sus 110 años de vida.

En 1913, las cifras de venta de Juanola ya alcanzaban las 236.000 unidades, justo un año antes, el farmacéutico que las había sacado a la luz las registraba como especialidad farmacéutica.

Durante estos primeros años de Juanola, Manuel se mostró al mundo como un excelente comercial, con grandes ideas publicitarias y de marketing, unos campos que en la época ni habían nacido aún ni habían sido estudiados.

Cómo dio a conocer su producto

Manuel Juanola empleó varias estrategias para promocionar y dar a conocer su producto, la más efectiva fue el boca a boca que le proporcionaron sus clientes, estrategia que además era gratuita.

Todo el que la probaba la recomendaba a sus familiares, amigos y conocidos; además, su confección a mano así como su forma de rombo (ninguna pastilla era exactamente igual a otra), las hicieron aún más populares.

El farmacéutico comenzó a “dar muestras” gratuitas, todo el que entraba en su farmacia recibía el ofrecimiento de probar las pastillas de regaliz. Pero Manuel no se paraba aquí, decidió enviar también muestras dentro de sobres a todas aquellas personas a las que pensaba que les podría interesar, estas personas eran locutores de radio, cantantes, etc.

La intención de Manuel Juanola era triunfar con su producto, así que también insertó anuncios en la prensa, y además, se propuso aprovechar el gran acontecimiento del momento en 1908, el cinematógrafo.

Con empeño y acuerdos, el farmacéutico logró que en salas abarrotadas de espectadores aparecieran imágenes de sus pastillas junto a un listado de sus maravillosos efectos. Rápidamente, las farmacias de Barcelona comenzaron a pedirle que les hiciera llegar estas pastillas de regaliz.

Juanola en toda España

Durante la década de 1930, las pastillas de regaliz más famosas del mercado ya estaban disponibles y a la venta en toda España, y su famoso eslogan: “Pastillas Juanola: contra la tos, aclaran la voz y refrescan la boca”, comenzó a estar presente por todas partes: emisoras de radio, carteles, cabinas de teléfono, etc.

Con la Guerra Civil, la empresa se vio afectada, cerró sus puertas algunos meses; pero sus empleados, e incluso muchos de sus clientes, siempre se movilizaron para que el producto de Manuel Juanola siguiera en el mercado y su producción en pie.

Un año después del fin de la guerra, la demanda del producto era tan alta que acabaron por abrirse los ‘Laboratorios Juanola’, también en el barrio Gràcia, ya que el laboratorio inicial no era ya lo suficientemente grande para responder a la demanda del mercado.

En este época, año 1940, es cuando el hijo de Manuel, también llamado Manuel Juanola, toma las riendas del negocio. Diez años más tarde, en 1950, se crea la primera red de representantes de Juanola para toda España.

Casi alcanzando la década de los 2000, el grupo farmacéutico Angelini Farma Lepori adquiere esta longeva empresa familiar, corría el año 1998. Tras este suceso, y justo un año más tarde, Juanola aparece ante millones de espectadores con su primer anuncio televisivo en 1.999.

Con más de 100 años de vida, presentes en la memoria de todos los consumidores, y tan en forma como en 1908, las famosas pastillas negras, con forma de rombo y sabor a regaliz siguen siendo un producto muy consumido y demandado en el mercado, así cada año se venden más de cuatro millones de unidades de Juanola.

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.