‘Country by country report’

Las multinacionales deberán declarar los beneficios e impuestos de cada país

Las multinacionales deberán presentar informes con cuánto dinero tributan y los beneficios que obtienen en cada uno de los países donde operan. El nuevo Reglamento del Impuesto de Sociedades incluye la obligación de presentar un ‘country by country report’ para evitar la “planificación fiscal agresiva” de las empresas multinacionales.

Las multinacionales deberán declarar los beneficios e impuestos de cada paísLas multinacionales deberán declarar los beneficios e impuestos de cada país
  • linkedin
  • google+

El secretario de Estado de Hacienda, Miguel Ferre, ha anunciado una modificación en el reglamento que regula la presentación del Impuesto de Sociedades para adaptarlo al proyecto BEPS de la OCDE para aumentar la transparencia de las multinacionales en su tributación internacional.

La idea es que esta iniciativa entre en vigor este mismo año, después de los distintos escándalos que han estallado en los últimos tiempos por el uso por parte de grandes multinacionales de sus filiales en países europeos con menores impuestos –como Irlanda y Luxemburgo- para pagar desviar parte de su facturación y pagar menos impuestos.

Así, Miguel Ferre ha explicado que la previsión es que este nuevo instrumento esté ultimado durante el primer semestre del año. El secretario de Estado de Hacienda ha realizado este anuncio en la jornada sobre ‘Novedades fiscales en 2015’, organizada por la Asociación de Progreso de la Dirección (APD) y PwC.

Responsabilidad fiscal de los consejos

En ese foro, Ferre ha recordado a los directivos presentes que el Gobierno ha incluido en la Ley de Mejora del Gobierno Corporativo de las Empresas una mayor responsabilidad de los consejos de administración en materia fiscal. Así, los consejeros serán responsables del funcionamiento y los riesgos fiscales asumidos por las empresas, al margen del trabajo que realicen los departamentos fiscales del negocio.

Esta responsabilidad se extienda tanto a la estrategia global de la compañía como a la aprobación de nuevas operaciones de inversión que tengan un especial riesgo fiscal debido a su tamaño y características.