Alianzas, consorcios y clústeres abren la puerta a las empresas para exportar

Las empresas españolas se asocian para vender fuera

La crisis económica en España ha obligado a un alto porcentaje de las empresas españolas a buscar clientes en el extranjero. La economía, antes dependiente de la demanda interna y la construcción, se está reorientando y la necesidad de exportar es uno de los ‘soniquetes’ más recurrentes en los últimos años.

Las empresas españolas se asocian para vender fueraAgencia EFE
  • linkedin
  • google+

Los datos de la balanza de pagos avalan que realmente se está produciendo ese cambio de mentalidad entre el empresariado. España cerró el primer semestre de 2013 con superávit por cuenta corriente por primera vez en más de dos décadas y la tendencia de las empresas españolas a vender fuera de nuestras fronteras se mantendrá. Los Presupuestos Generales del Estados elaborados por el Gobierno prevén que la demanda externa sume 1,2 puntos al PIB español, lo que lograría anular la caída de cuatro décimas prevista para la demanda interna.

Con todo, la exportación puede ser un camino lleno de trampas para las empresas, especialmente para con recursos más limitados. Los expertos avisan de que la exportación es una inversión a largo plazo, ya que auguran que empezar a exportar con una base regular puede ser un trabajo con hasta 24 meses de duración dependiendo del sector y los países de destino.

Las políticas comerciales destinadas a exportar pueden ser caras –cuando no prohibitivas- para las pequeñas empresas y emprendedores, ya que suponen gastos muy fuertes en delegaciones comerciales, promoción, seguros, transporte y almacenamiento.

Organismos públicos y organizaciones empresariales están promoviendo las agrupaciones de empresas con distintas formas para acudir al exterior unidos y, de esta forma, reducir los costes y riesgos de exportar. Una de las formas más clásicas son los consorcios de exportación, que son agrupaciones de empresas con el objetivo de afrontar actividades exportadoras a través de comercialización conjunta o con objetivos similares.

Paralelamente, aumenta el número de otro tipo de asociaciones que, sin embargo tienen el mismo objetivo: facilitar a las empresas vender fuera. Uno de los ejemplos es el clúster Habic, con sede en el País Vasco, reúne a distintos proveedores del sector del equipamiento del hogar y oficina, mobiliario urbano y hostelería que buscan compartir gastos y reducir los riesgos de salir fuera.

En Valencia, el Foro Contract ha reunido el pasado fin de semana a 23 importadores de Emiratos Árabes, Marruecos, Ghana, Uzbekistán, Rusia, Kazajstán, India, Colombia, Perú y Reino Unido con 90 empresas de los sectores del hábitat y la construcción de la Comunidad Valenciana para facilitar entrevistas comerciales.

En el mismo sentido, el Foro Tikal de Málaga ha propiciado unos 500 contactos entre empresas de base tecnológica con representantes de 10 países de América Latina.

Uno de los posibles acuerdos más llamativos lo protagonizan las denominaciones de origen de los vinos de Rioja y Rueda, que estudian una alianza para comercializar sus productos en el exterior, especialmente con la vista puesta en Estados Unidos.