Las dificultades de las PYMES en la contratación pública

Aunque el Gobierno ha querido facilitar el acceso de las PYMES a la contratación pública, mediante la reforma aprobada a finales del pasado mes de agosto, la realidad es que sólo el 31% de la contratación pública recae en pequeñas y medianas empresas, a pesar de que estas empresas representan la gran mayoría del conjunto empresarial en España.

contratación pública
  • linkedin
  • google+

Es necesario tener en cuenta que la contratación pública puede ser una posibilidad de negocio para las PYMES que, por lo tanto, es necesario que se preparen adecuadamente para el trabajo en el sector público.

Las principales dificultades a las que se enfrentan las PYMES en la contratación pública son las siguientes:
 

  • Acceso a la información.

A veces por desconocimiento y otras por falta de tiempo, no se acude a los concursos porque no se sabe dónde buscar la información sobre los mismos. Actualmente existen multitud de plataformas donde se pueden encontrar todas las novedades y los aspectos más importantes de las licitaciones en curso. Destacamos, en este sentido: la web de Infocif.

El acceso rápido a la información de las licitaciones que se publiquen es fundamental para poder aprovechar al máximo los plazos que se proporcionen para presentar ofertas.
 

  • Desconocimiento de la normativa y de los procedimientos de contratación.

El desconocimiento de la normativa que regula los procesos de contratación pública tiene como causa que muchas empresas no se planteen participar en la multitud de licitaciones públicas que existen.

Hay iniciativas como la del Ayuntamiento de Pamplona, denominada Trebatu, que está destinada a unificar pliegos, crear talleres y otras acciones para facilitar el acceso de las PYMES a los contratos públicos.
 

  • Alto coste de la preparación de ofertas y la carga administrativa excesiva.

Preparar una oferta  para un concurso público puede suponer un gran esfuerzo para una empresa que no se ha enfrentado nunca a ese reto. Para evitar que ese esfuerzo sea siempre el mismo, se pueden tener preparados una serie de documentos que son casi siempre iguales en todas las licitaciones (los relativos a la personalidad del empresario o a la solvencia técnica, por ejemplo).

Sin embargo, es cierto, que a la hora de presentarse a una licitación pública hay que valorar el esfuerzo y el coste que supone, en proporción al beneficio que se puede obtener.
 

  • Gran envergadura de los contratos.

Hay determinados concursos públicos que se refieren a obras de gran envergadura, pero en ese caso, podemos buscar la colaboración con otras empresas de nuestra confianza para poder realizar el trabajo. No obstante, siempre hay que cotejar los pliegos de condiciones para saber si existe esa posibilidad de colaborar con otras empresas y bajo qué condiciones.

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.