El CEO de la plataforma de ‘cloud’ explica cómo crecer rápidamente con un negocio innovador

Las cuatro claves de Box para crecer en el mercado tecnológico

Box, la plataforma de servicios de almacenamiento en la nube, nació en 2006 con los beneficios que Dylan Smith había cosechado con el póker. Hoy es un referente de los negocios ‘cloud’ en el mundo que ha recibido más de 500 millones de dólares en fondos de gigantes como Intel y SAP.

Las cuatro claves de Box para crecer en el mercado tecnológicoLas cuatro claves de Box para crecer en el mercado tecnológico
  • linkedin
  • google+

Aaron Levie, CEO de Box, cuenta en un vídeo editado por McKinsey los retos con que se ha encontrado la compañía para crecer rápidamente sin ver comprometidas sus operaciones:

 

  1. Un modelo de crecimiento diferente. El gran reto de Box fue coger una tecnología de almacenamiento que funcionaba bien para particulares y pymes y ofrecérselo a las multinacionales. Levie explica que una empresa que se parece más a Facebook o Google no puede vender igual que lo hacen gigantes como IBM o Oracle.
     
  2. El imperativo del talento. Cuando la plantilla crece exponencialmente la clave está en aprovechar el talento interno al tiempo que se contrata en el exterior. Box lo ha resuelto aplicando la regla del 50%. Al menos la mitad de los puestos directivos deben ocuparse internamente.
     
  3. Gestionar el cambio. La ley de Moore dicta que siempre aparecerá un nuevo dispositivo, una plataforma o empresa que hará dará tu servicio mejor, de forma más barata y rápida. Sin embargo, los consumidores no están preparados para cambios a esa velocidad, así que hay que lograr un buen equilibrio entre lo que la tecnología permite y los deseos con los consumidores.
     
  4. Mantener el ‘momento’. Gran parte del éxito en la industria tecnológica está en ser capaz de crear una posición dominante. Para ello debes ser capaz de crear el ritmo suficiente de crecimiento para propiciar ‘efectos de red’. Estos llegan cuando se crea un círculo virtuoso por el cual los desarrolladores trabajan con una plataforma porque es ahí donde están los clientes –como pasa con las aplicaciones para teléfonos móviles de Android y iPhone-.